IPS español

Divulgar conteúdo
Periodismo y comunicación para el cambio global
Atualizado: 57 minutos 41 segundos atrás

Cambio climático amenaza la salud pública de Europa

sex, 14/09/2018 - 13:17

Olivos resecos en el norte de Croacia, donde el virus del Nilo Occidental ya dejó una persona muerta. Las infecciones por ese virus aumentaron de forma notoria en Europa en 2018, informó la Organización Mundial de la Salud (OMS), en gran parte por una temporada de transmisión más prolongada que este año registró altas temperaturas seguidas de sequía, lo que contribuyó a la reproducción y a la propagación del mosquito. Crédito: Ed Holt/IPS.

Por Ed Holt
VIENA, Sep 14 2018 (IPS)

Especialistas en cambio climático y salud alertan del peligro que representa para la salud pública de Europa el recalentamiento global, pues las temperaturas más elevadas contribuyen a la propagación de enfermedades poco comunes en la región y que pueden resultar mortales.

En el verano pasado, Europa tuvo que hacer frente a altas temperaturas, sequías y terribles tormentas, además de padecer el calor y los incendios forestales producidos por la sequedad extrema de los bosques.

También hubo un aumento de casos del virus del Nilo occidental, que causó la muerte de 71 personas hasta principios de este mes, y la propagación de las peligrosas bacterias vibrio en un mar Báltico excepcionalmente cálido.

El virus del Nilo Occidental es una infección causada por un mosquito que puede derivar en problemas neurológicos y hasta provocar la muerte. Varias especies de bacterias vibrio causan vibriosis, que puede generar infecciones mortales en la piel o problemas gastrointestinales.

También hubo alertas porque el recalentamiento global elevó el riesgo de enfermedades transmitidas por garrapatas y la expansión geográfica de mosquitos vectores, causantes de enfermedades como dengue, chikungunya y zika.

Los especialistas observan que el cambio climático es solo uno de los factores que inciden en la propagación de enfermedades tropicales en Europa, otros pueden ser los viajes, la urbanización no planificada, aunque sí coincide que los cambios de temperatura, lluvias y humedad facilitan la propagación y la supervivencia de mosquitos, entre otros vectores, y por consiguiente de infecciones.

Jan Semenza, director de Evaluación de la Sección Científica del Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades, dijo a IPS: “El recalentamiento del mar Báltico está claramente relacionado con el cambio climático y el aumento de la temperatura en la superficie del mar se relaciona con (el aumento) de la bacteria vibrio”.

“Las proyecciones vinculadas al cambio climático en lo que respecta a la temperatura en la superficie del mar indican una marcada tendencia al alza en los meses de verano y un aumento del riesgo relativo de esas infecciones en las próximas décadas”, añadió.

Anne Stauffer, directora de Estrategia de la no gubernamental Alianza para la Salud y el Ambiente (HEAL, en inglés), dijo a IPS: “En términos de conciencia pública, la ola de calor de este verano hizo que la gente viera realmente que el cambio climático ocurre en Europa y debemos hacer frente a sus amenazas”.

“Antes, la gente solo pensaba en el impacto en África y otros lugares, no en Europa, pero ahora ve que también este continente se ve afectado”, observó.

Sin embargo, falta conciencia del impacto del cambio climático en la salud. Algunos especialistas en enfermedades tropicales coinciden en que en algunos países, la gente incluso ignora la presencia de ciertas enfermedades en Europa.

“Probablemente no se le ocurra a muchos británicos pensar en el virus del Nilo Occidental cuando van a Rumania”, observó Rachel Lowe, profesora adjunta de la Facultad de Higiene y Medicina Tropical de Londres, al ser consultada por IPS.

De hecho, muchas enfermedades tropicales están en Europa desde hace muchos años, pero confinadas en las latitudes del sur, mientras que las garrapatas, algunas de las cuales pueden causar la enfermedad de Lyme (con síntomas como los de la gripe y sarpullidos) y encefalitis (inflamación del encéfalo), están presentes en muchas partes del continente.

De hecho, este año, hubo un aumento de encefalitis en Europa central y del sur.

Los casos del virus del Nilo Occidental, que se registran desde hace años en Europa, aumentaron notoriamente y aparecieron antes de lo habitual, lo que se atribuyó a las altas temperaturas registradas más temprano en la temporada.

También se documentó la expansión de enfermedades transmitidas por garrapatas en los últimos años hacia latitudes más al norte y a mayor altitud.

“El aumento de la temperatura en Europa puede permitir la llegada de especies de vectores tropicales y semitropicales, que permiten la transmisión de enfermedades en áreas donde las bajas temperaturas lo habían impedido”, explicó un portavoz de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La oficina de la OMS en Europa concentró la atención en los últimos años en lo que llama “el surgimiento del desafío de enfermedades transmitidas por vectores”.

Incluso creó un marco regional para la vigilancia y el control de mosquitos, y recomendó una mezcla de acciones, como compromiso político acompañado de recursos económicos, así como la participación de la comunidad para la protección personal contra las picaduras de insectos y actividades para el control de los vectores.

La OMS considera que “debido a la globalización, el aumento del volumen y el ritmo de los viajes, del comercio y la variabilidad climática, las enfermedades causadas por vectores se pueden propagar a nuevas áreas, afectando a nuevas poblaciones que nunca habían estado expuestas a ellas”.

“En esas áreas, la falta de conciencia de enfermedades como el virus del Nilo Occidental, el dengue o la chikungunya entre los profesionales de la salud, tanto humana como animal, puede ser un desafío para la detección precoz”, alerta.

“La gente tiene que ser más consciente (de las enfermedades tropicales en Europa). Tienen más conciencia de enfermedades infecciosas, en general, pero probablemente no tanto del hecho de que hay ciertas enfermedades infecciosas (en el continente)”, que antes no había, observó Lowe.

Pero no todo es mayor conciencia. Las probabilidades de contener, por ejemplo, un brote causado por un mosquito, dependerá de numerosos factores, como “la vigilancia de la propagación y el control del mosquito”, precisó.

La OMS señaló la necesidad de informar a la gente para su propia protección, y si bien las autoridades deben asegurarse de eliminar los sitios de reproducción de mosquitos, los médicos deben capacitarse de forma regular para reconocer enfermedades que no eran comunes en Europa.

Pero hay otros especialistas que sostienen que en vez de tener que atender brotes de enfermedades, los gobiernos deben trabajar para frenar el cambio climático y evitar que aparezcan.

“Todavía hay mucho que no se sabe con respecto a los del cambio climático para la salud, y no saben cómo pueden evolucionar”, observó Stauffer.

“Pero la lección que nos dejó el verano (boreal) es que necesitamos redoblar esfuerzos para hacer frente al cambio climático, no solo adaptar la atención médica para lidiar con un clima más cálido, sino también actuar para reducir las emisiones (contaminantes)”, apuntó.

“Necesitamos pensar en prevenir los problemas de salud haciendo frente a las causas del propio cambio climático”, añadió.

Traducción: Verónica Firme

Artículos relacionados

El artículo Cambio climático amenaza la salud pública de Europa fue publicado originalmente en IPS Agencia de Noticias.

Categorias: Internacionais

Hombres transgénero construyen su rostro ciudadano en Cuba

qui, 13/09/2018 - 17:47

Juani Santos, de 68 años, el primer hombre transexual cubano en hablar abiertamente sobre ese colectivo, en su apartamento en la ciudad de Matanzas, a 67 kilómetros al este de La Habana. Crédito: Ivet González/IPS

Por Ivet González
LA HABANA, Sep 13 2018 (IPS)

En las paredes ligeras y pintadas de azul del pequeño apartamento del jubilado Juani Santos, cuelgan fotografías que resumen los contrastes de su vida como el primer hombre transexual de Cuba en hablar abiertamente sobre este segmento.

Con una amplia sonrisa y su gata sobre el regazo, Santos conversó con IPS en su humilde hogar en esta ciudad de Matanzas, a 87 kilómetros al este de La Habana, donde recibe a todas las personas interesadas en visibilizar al grupo poco conocido de los hombres trans en la comunidad de lesbianas, gays, bi, trans e intersexuales (LGBTI).

“Más hombres como yo tienen que darse a conocer y decir su historia. No quiero que otra persona que nazca con mi condición pasé los mismos trabajos y sufrimientos que pasé”, dijo Santos, que luego de jubilarse se contrató en la misma fábrica estatal donde lleva 48 años trabajando.“Muchos trans masculinos han sido víctimas de abusos sexuales, lo cual repercute porque eso te convierte en una persona rota, dolida, con baja autoestima, pero casi todos tienen estudios y enfrentan más bien problemas para encontrar empleos donde respeten su masculinidad y parejas”: Anabel Díaz.

Las personas transexuales son aquellas que sienten conflicto entre su identidad de género y su sexo biológico. Se les llama hombres trans a quienes nacieron con sexo biológico femenino pero en general desde temprana edad se identifican como masculinos, y mujeres trans a los casos contrarios.

En junio, la Organización Mundial de la Salud eliminó a la transexualidad de entre las enfermedades mentales en el listado que llevará a debate de su asamblea general en 2019 que, de lograrse, satisfaría un largo reclamo de la comunidad trans.

Fuentes científicas aseguran que, por causas aún por investigar, suelen ser más frecuentes las mujeres que los hombres trans, a los que describen como menos estudiados, logran pasar mejor desapercibidos en la sociedad y vivir y trabajar con mayor éxito con la identidad masculina tradicional.

De 11,2 millones de habitantes, Cuba tampoco escapa de esa realidad global pues hasta ahora se registran 20 personas de La Habana, Matanzas, Cienfuegos, Holguín y Santiago de Cuba, que se consideran trans masculinos, el término general que incluye a personas con esa identidad de género que requieren o no cirugías y terapia hormonal.

Este registro incipiente se obtuvo gracias a la Red de Hombres Transgéneros de Cuba Alma Azul, que por primera vez desde 2017 agrupa a este segmento en la isla caribeña para conocerse entre sí, crear un grupo de apoyo y empoderarse para elevar su calidad de vida y respeto a sus derechos.

Bajo de estatura y con amplios bigotes, Santos es sin dudas el rostro más conocido de los trans masculinos en Cuba, ya que desde 1988 recibe atención en el estatal Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), en La Habana, y su modesta vivienda ha sido el set de varios documentales locales y extranjeros.

Anabel Díaz y Liam Durán, de la red pro derechos de los hombres trans Alma Azul, entregan materiales educativos relacionados con temas de salud y derechos sexuales durante una actividad recreativa para jóvenes en uno de los municipios de La Habana, en Cuba. Crédito: Jorge Luis Baños/IPS

Santos hizo historia cuando en 2010 accedió, junto a otro hombre que nunca ha querido salir a la luz pública, a las dos primeras cirugías de readecuación genital masculina realizadas en Cuba. “Desde los cinco años me sentí varón… siempre fui así… por eso nunca tuve miedo y me enfrenté a todo”, dijo.

Por ahora, solo ellos lograron cirugías completas mientras otro optó por la mastectomía e histerectomía (radical de mamas y útero).

Estas cifras contrastan con los registros de 4.447 mujeres trans en el país, realizados por la red TransCuba, también acompañada por el Cenesex, de las cuales 37 accedieron cirugías de adecuación genital.

En una declaración fechada el 27 de agosto y publicada en su perfil de Facebook, Alma Azul criticó: “quienes nos salimos constantemente de los esquemas impuestos, en muchas ocasiones somos vistos como fenómenos, golpeados, violados y abandonados”, para sensibilizar sobre grupos vulnerables por cuestiones sexuales y de género.

“¿Realmente estamos haciendo todo lo que podemos para visibilizarnos dentro de una sociedad que es en su mayoría ignorante sobre temas relacionados con identidad de género u orientación sexual?”, instó el comunicado, que llamó a la unidad del activismo en un momento decisivo del país.

Ahora se debate a nivel nacional el principal reclamo LGBTI, que es el matrimonio igualitario, porque el proyecto de nueva Constitución, que en 2019 se prevé que sustituya a la ley fundamental vigente desde 1976, propone entre muchos cambios redefinir a esta institución como la unión voluntaria entre dos personas.

Desde que en agosto comenzó la consulta popular del proyecto que culminará en noviembre, sobresalen los criterios a favor y en contra del matrimonio igualitario en los debates barriales y en centros de trabajo, así como en la inusual cobertura de la prensa local, casi toda a manos del Estado.

En los últimos 11 años el Cenesex mantiene una campaña nacional de sensibilización sobre las personas LGBTI, con énfasis en el caso más incomprendido de las trans, pero pese a ello persiste el desconocimiento y la incomprensión.

Cuarteto Habana, una agrupación de artistas transformistas, ameniza la gala cultural dentro de una Jornada Cubana contra la Homofobia y la Transfobia, que cada año organiza el estatal Centro Nacional de Educación Sexual en el país. Crédito: Jorge Luis Baños/IPS

“No se puede hacer una campaña a favor de una comunidad y educar a una sociedad, sobre algo que las personas no saben de qué se trata”, lamentó Liam Durán, un joven trans masculino que vive en la capital, al explicar la razón por la que creó Alma Azul dentro de las redes acompañadas por el Cenesex.

El arma que Durán escogió para sensibilizar a las personas fue la fotografía artística, con un tono testimonial.

También titulada Alma Azul, la muestra realizada por el artista ha llevado su transición en dos ocasiones al público general. “Tras la primera exhibición de la expo en 2017 sobre mis cambios durante cuatro años, de ser Heydi a Liam, empezaron a acercarse a mí personas que se sentían transgénero”, recordó.

Así nació la red que se enfoca a dar acompañamiento a las personas que necesiten “pasar el proceso de readecuación”, ayudar a “que se sientan liberadas” y contribuir a saldar desventajas causadas por la discriminación, con énfasis en las dificultades de acceso al empleo.

Abordan cuestiones de género y derechos sexuales, junto a otras de interés general del grupo. Disponen de asesoramiento jurídico y psicológico. Y apoyan sobre todo a las personas que reciben terapia de readecuación hormonal y quirúrgica, un proceso que desearían fuera reajustado por las autoridades sanitarias.

“Lo que más les preocupa a un hombre trans es lograr las operaciones, no tanto de reasignación genital como las mastectomías”, explicó Anabel Díaz, la psicóloga de Alma Azul. “Este mes de septiembre esperamos operar a tres que ya están listos”, anunció, sobre el grupo que atiende y a la vez investiga para romper el silencio.

“Muchos trans masculinos han sido víctimas de abusos sexuales, lo cual repercute porque eso te convierte en una persona rota, dolida, con baja autoestima, pero casi todos tienen estudios y enfrentan más bien problemas para encontrar empleos donde respeten su masculinidad y parejas”, describió.

Por su parte, la psicóloga Ángela L. Urquiza aseguró que “el estudio científico en Cuba de las personas trans masculinas es casi nulo porque se trata de una realidad escasamente visibilizada”. A su juicio, la creación de Alma Azul resulta novedosa y de contribución para la ciencia.

Urquiza, quien desde 2013 integra la Comisión Nacional de Atención Integral a Personas Transexuales, especificó que “la demanda de servicios de salud ha sido ínfima; incluso, no todas las personas que los especialistas puedan identificar como cercanas a una identidad trans masculina, se identifican de ese modo”.

Edición: Estrella Gutiérrez

Artículos relacionados

El artículo Hombres transgénero construyen su rostro ciudadano en Cuba fue publicado originalmente en IPS Agencia de Noticias.

Categorias: Internacionais

Migrar en familia y volver a empezar a los 60

qui, 13/09/2018 - 14:40

Por Humberto Márquez
CUÁ, Venezuela, Sep 13 2018 (IPS)

Fernando García tiene 60 años y migra con su familia a Perú, tras una vida dedicada al pequeño comercio, con negocios que han ido desde la venta de aparatos de telecomunicaciones, como walkie-talkies y otros similares, hasta de alimentación, como pescado o comida elaborada.

Parte de su familia ya se fue a Lima, todos por tierra, como hará él, en un trayecto de 5.600 kilómetros, en que se demora entre seis y siete días. En la capital de Perú están ya su esposa, que ha sido su colaboradora en los pequeños negocios con que han mantenido la familia, su hija (que estudió medicina integral comunitaria, una especie de carrera técnica creada por el fallecido Hugo Chávez, el líder que gobernó el país entre 1999 y 2013 y con el que la familia simpatizó en el pasado), su yerno y sus dos nietas.

 

 

Fernando espera en Cúa, una de las ciudades dormitorio cercana a Caracas, a 65 kilómetros de la capital venezolana, donde ha tenido su hogar por años, con su hijo menor a que este termine el liceo, para entonces reunirse con la familia, que ya compró un carrito para vender comida en la calle, comenzando con perritos calientes “al estilo venezolano”.

Con lo que él logre de la venta de enseres y otras pertenencias, su deseo es adquirir un segundo carrito. Su esposa también se ha dedicado a cuidar adultos mayores, mientras todos esperan que llegue Fernando y consoliden el negocio de preparar y vender comida, gracias a su experiencia.

En total, siete miembros de la familia García, de clase media-baja, buscan una nueva vida en Lima.

Fernando García contó a IPS las razones del éxodo, en su vivienda en Cuá. Se cuentan por cientos de miles los que podrían contar historias parecidas.

El artículo Migrar en familia y volver a empezar a los 60 fue publicado originalmente en IPS Agencia de Noticias.

Categorias: Internacionais

Comunidades se movilizan por el clima cuando “se agota el tiempo”

qui, 13/09/2018 - 13:19

Fayaz Ahmad Khanday arranca un tallo de loto del lago Wullar, en Cachemira. Crédito: Umer Asif / IPS

Por Tharanga Yakupitiyage
NACIONES UNIDAS, Sep 13 2018 (IPS)

Numerosas comunidades del mundo se levantaron para reclamar compromisos para frenar el cambio climático en un contexto de creciente frustración por la falta de acción.

Líderes de la sociedad civil, gobiernos locales y representantes del sector privado están reunidos en el estado estadounidense de California, del 12 al 14 de este mes para subrayar la urgencia que implica el recalentamiento planetario y “llevar la ambición al próximo nivel”. Y no tiene sentido si no es oportuno.

No solo se organiza en el medio de la entrada en vigor del Acuerdo de París, en noviembre de 2016, y la fecha para que esté en pleno funcionamiento, en 2020, sino que la Cumbre Global de Acción Climática, se desarrolla cuando Washington sigue dando marcha atrás a normas que buscaban frenar las consecuencias del cambio climático.

En julio, la Agencia de Protección Ambiental de ese país propuso suavizar una norma sobre la contaminación de dióxido de carbono de los vehículos. Y hace poco, propuso hacer lo mismo con otras normas del gobierno de Barack Obama (2009-2017), que buscaban reducir las filtraciones de gas metano de la industria petrolera, un importante responsable del cambio climático.

“El gobierno de (Donald) Trump es una demoledora que arrasa virtualmente con todas las políticas que tenemos para hacer frente al cambio climático”, dijo a IPS el presidente de la no gubernamental Unión de Científicos Preocupados, Ken Kimmell.

“La importancia de la cumbre, es que se va a ver más allá del gobierno federal y se va a verá lo que los estados, las ciudades y el sector privado están haciendo y que, de hecho, todavía existe un compromiso significativo de hacer frente al cambio climático”, observó.

“Nos da la posibilidad de decirle al resto del mundo que seguimos en la lucha”, acotó.

Pocos días antes de la reunión, más de 300.000 personas participaron en marchas y protestas en todo el mundo para reclamar a sus gobiernos que pasen a la acción frente a asuntos que van desde el aumento del nivel del mar en Vanuatu, pasando por la extracción de combustibles fósiles en Estados Unidos y hasta la minería de carbón en Kenia.

Por su parte, la directora ejecutiva de la campaña internacional contra el cambio climático, 350.org, May Boeve, dijo a IPS: “Parte de la razón de por qué la movilización se arraiga en lo local es porque reconocemos que hacer frente a la crisis climática requiere construir una nueva economía que funcione para todos nosotros y no deje a nadie atrás”.

La organización 350 de Filipinas convocó a una marcha virtual proyectando fotografías de más de 500 comunidades, activistas, estudiantes, artistas y muchas personas que luchan por el clima en la ciudad de Quezon, en la región metropolitana de Manila. Crédito: Cortesía: AC Dimatatac/350.org

“Es un grupo de personas que, de muchas formas, dedican sus vidas a asegurarse que se haga la transición”, apuntó.

“El hecho de que sea global, les ayuda a darse cuenta de que no están aislados, que la lucha que libran en sus comunidades podrá parecer muchas veces imposible de ganar, pero pueden inspirarse de otros lugares”, destacó Boeve.

Y la cumbre procura hacer exactamente eso, que lo local ocupe un lugar central, no solo escuchando las voces y experiencias de las comunidades locales, sino también mostrando los logros de las bases en materia de acción climática, y que es posible avanzar.

A principios de la segunda semana de septiembre, el gobernador de California, Jerry Brown suscribió un proyecto de ley para pasar 100 por ciento de la generación eléctrica a fuentes renovables para 2045, un gran paso para lograr una sociedad libre de dióxido de carbono.

En la otra punta de Estados Unidos, el estado de Massachusetts anunció su intención de crear granjas eólicas marinas para llevar electricidad a los hogares.

En China, los autobuses eléctricos reemplazan a los que son a diésel de forma acelerada.

Pronto, la compañía china BYD, el mayor fabricante de vehículos eléctricos del mundo, será proveedora del estado estadounidense de Georgia, lo que le ayudará a cumplir su objetivo de reducir los gases de efecto invernadero.

Aún así, se puede hacer mucho más, coincidieron Boeve y Kimmel.

Un cementerio sumergido en la aldea de Togoru, en Fiyi. Los estados insulares del Pacífico sur están entre los más vulnerables al cambio climático. Crédito: Pascal Laureyn/IPS

Boeve subrayó la necesidad de que el gobernador Brown deje de expandir sus excavaciones y la fractura hidráulica. La producción disminuyó, pero California sigue en el sexto lugar entre los estados productores de petróleo.

Kimmel observó que los estados y las ciudades pueden trabajar para que los edificios sean más eficientes, mientras que el sector privado puede comprar y utilizar energías renovables en sus operaciones.

“Para que sea efectiva, la lucha contra el cambio climático, tiene que ser de abajo hacia arriba, no al revés”, subrayó Kimmel.

“Es realmente importante que los estados y los gobiernos locales y las empresas piensen qué pueden hacer para reducir su huella de carbono, y la respuesta es que pueden hacer muchas cosas”, añadió.

A Boeve le preocupa que el avance de la acción climática, incluida la transición a las energías renovables y el Acuerdo de París, no avancen con la suficiente rapidez.

“Es una oportunidad enorme lograr que se dé la transición”, observó.

“Pero si ocurre dentro de 50 a 75 años, no estamos haciendo frente a lo que sabemos que reduciría el recalentamiento en el futuro, por lo que tenemos que asegurarnos que las personas que toman las decisiones al respecto sepan que el cronograma es fundamental”, explicó.

Una reunión climática de la Organización de las Naciones Unidas realizada en Bangkok hace poco recibió muchas críticas de activistas por no concluir con resultados concretos y pautas para implementar el Acuerdo de París, aprobado en 2015.

“No avanzamos mucho. No es solo una sesión adicional; es una sesión urgente”, observó el primer ministro de Fiyi Frank Bainimarama, presidente de la 23 Conferencia de las Partes (COP23) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC).

Entre los temas controvertidos se destaca el de los fondos para el clima para los países en desarrollo, que rehuye Estados Unidos.

“Cuando la gente comprende la crisis climática, enseguida te das cuenta que ningún país puede hacerlo solo. Ni siquiera la mitad de ellos pueden hacerlo solos, requiere de todos juntos”, puntualizó Boeve.

“Todos los científicos que comprenden el cambio climático nos dicen que se nos agota el tiempo para atender el problema”, recordó Kimmell, quien espera que los participantes de la cumbre se vayan con un renovado aprecio por la urgencia del asunto, y motivación para elevar sus ambiciones y las de los gobiernos locales y nacionales.

“Hay distintas historias diferentes de logros, y lo que impulsa el progreso es la tecnología y la innovación, junto con políticas estatales claras”, indicó.

“Es un tren de energías limpias que arrancó de la estación y no creo que Donald Trump pueda frenarlo”, añadió.

Traducción: Verónica Firme

Artículos relacionados

El artículo Comunidades se movilizan por el clima cuando “se agota el tiempo” fue publicado originalmente en IPS Agencia de Noticias.

Categorias: Internacionais

Venezuela se apellida diáspora

qui, 13/09/2018 - 12:28

El venezolano Fernando García, de 60 años, cabeza de un grupo familiar que ha migrado en bloque a Perú, desde una localidad cercana a Caracas, con la decisión de “volver a comenzar como familia”, después de una vida de trabajo. Crédito: Humberto Márquez/IPS

Por Humberto Márquez
CARACAS, Sep 13 2018 (IPS)

Venden si los tienen y lo logran, así sea a precios irrisorios, la vivienda, el auto, la motocicleta, enseres, ropas y adornos, reúnen unos pocos dólares, toman un autobús y, en muchos casos, por primera vez viajan fuera de su país: son los migrantes que por cientos de miles huyen de Venezuela.

El colapso económico en este país petrolero que fue por décadas la cuarta economía latinoamericana, traducida en una imparable escasez y carestía de alimentos y medicinas, más la inseguridad ciudadana, disparó el éxodo  de sus habitantes hacia naciones vecinas, en un movimiento que en el corto plazo aparece como indetenible.

“Lo que ganaba no me alcanzaba para mantener a mis niñas y mandarlas a la escuela, así que busqué venir a Perú, ya puedo enviar hasta 100 dólares mensuales a la familia y reúno dinero para traérmela”, dijo a IPS por teléfono Johnny Velásquez, un instructor de cocina de 39 años, casado y con dos hijas, empleado como cocinero en un restaurante de Lima.

Fernando García, 60 años, pequeño comerciante, es esposo, padre, suegro y abuelo de un grupo familiar que decidió migrar al completo a Perú: “La decisión nos costó muchísimo. La tomamos después de que se enfermaron las dos nietecitas y no conseguíamos antibióticos”,  dijo a IPS.

“No vemos una solución pronta para Venezuela, vamos a probar suerte”, confió con tristeza desde su hogar en Cúa, ciudad-dormitorio al este de Caracas, mientras escoge los bártulos que llevará en su travesía de cinco o seis días en autobús.

Adriana Lara, de 30 años, maestra de preescolar, ahora empleada en un hotel de Natal, en el noreste de Brasil, contó a IPS desde su nueva residencia que “renuncié al seguro de salud para estirar el dinero y comprar comida. Cuando ya ni así pude, dejé el colegio y decidí marcharme”.

Un argumento casi idéntico dio Mariela Acevedo, de 28 años, madre de un niño de un año que permanece en Caracas al cuidado de una tía mientras la madre trabaja en una tienda de Bucaramanga, en el noreste colombiano: “Es muy simple, el dinero en Venezuela no alcanza”.

Aumenta el flujo y el dramatismo de las historias y las imágenes de quienes se van, extenuados por la carrera por la sobrevivencia: ya son migrantes indígenas o habitantes de barriadas urbanas que viven a la intemperie en el lado brasileño de la frontera, o madres embarazadas o con hijos pequeños que forman las hileras de quienes, sin medios para pagar un transporte, caminan por carreteras de Colombia o Ecuador, rumbo al sur.

 

 

¿Cuántos son? 

Agencias de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) estiman que en los últimos tres años migraron desde Venezuela 2,3 millones de personas, 7,2 por ciento de los 31,8 millones de habitantes que oficialmente viven en el país, según dijo el 20 de agosto Stephane Dujarric, portavoz de la Secretaría General del foro mundial.

Organizaciones humanitarias internacionales elevaron a comienzos de septiembre la cifra del éxodo a entre 3,5 y cuatro millones.

El sociólogo Tomás Páez, quien dirige un estudio sobre “la diáspora venezolana” sostiene que unos tres millones han migrado en las últimas dos décadas. Sondeos de las firmas encuestadoras Datos Group y Consultores 21 dan cuenta de que crece el número de familias en las que al menos un miembro ya emigró o prevé hacerlo en los próximos 12 meses.

“Todas son cifras estimadas, debido a que mucha gente cruza la frontera solo para hacer compras, no hay registros certeros en Venezuela, y en algunos países los migrantes se instalan de manera ilegal, pero aun así se trata de alrededor de 10 por ciento de nuestros 31 millones de habitantes”, dijo a IPS el experto Oscar Hernández.Barrios fantasma

“Era muy difícil en un barrio ver a una mujer deprimida. Hombres, sí, mujeres, no. Y este año ya hemos tenido tres casos de suicidio femenino. Lo más consistente en el barrio se está resquebrajando”, dice a corresponsales el jesuita Alfredo Infante, quien como párroco de La Vega debe atender a la mitad de los 120.000 habitantes de ese sector del suroeste de Caracas.
En un barrio, término que en Venezuela designa a las barriadas populares urbanas, que crecen a partir de construcciones informales, “la mujer es la figura determinante y su imaginario es clave para comprender la degradación del entorno. Hasta ahora migraban más hombres, pero creo que vamos a ver una mayor migración femenina”, apuntó.
En el sector Las Torres de La Vega, a las puertas de la carretera Panamericana y otrora receptor de migrantes, “primero se fueron los ecuatorianos, luego los hijos de colombianos, después sus padres, luego los andinos (del oeste venezolano)… antes pasaba por allí y la gente en las tardes estaba en las aceras, hablando, interactuando. Ahora uno pasa y las calles están desoladas, parece una ciudad fantasma”, relató el sacerdote.
Según Infante es un fenómeno “indetenible”. “Con el deterioro económico y la pérdida de calidad de vida estamos entrando en una radicalización de la depresión social, y eso se va a traducir en un incremento de la migración. Y los países vecinos olvídense de que la frontera (con Colombia) se cierre, es demasiado extensa (2.219 kilómetros), porosa y cerrarla solo ayudaría a mafias que viven de quienes migran, parecido sucede con Brasil”, dijo.
El también experto en temas migratorios de su orden, aspira a que los países latinoamericanos concernidos por ola migratoria venezolana “hagan como México y pongan en práctica la Declaración de Cartagena (suscrita por los países latinoamericanos en 1984), que caracteriza como refugiados a las personas en situación de migración forzosa, en este caso por el deterioro de sus condiciones de vida”.

El también conductor del Centro de Capacitación Migratoria consideró que “es un muy, muy grave drenaje de capacidades. Vamos a pagar muy caro que se vayan tantos talentos, tantos profesionales, maestros y estudiantes, gente en lo mejor de su edad productiva”.

En la pública Universidad Central de Venezuela, el mayor centro de estudios del país, la matrícula se redujo en 10 años, de 47.000 a 32.000 estudiantes, informó su secretario, Amalio Belmonte.

“Se nos van profesores, estudiantes y personal administrativo, ante la necesidad de buscar nuevos horizontes”, destacó a IPS Patricia Rosenzweig, la vicerrectora de la Universidad de Los Andes, con sede en la occidental ciudad de Mérida.

Gremios de la salud estiman que en lo que va de década han salido del país unos 20.000 profesionales, entre médicos, personal de enfermería y terapistas.

El presidente de un importante banco privado confió a algunos corresponsales extranjeros: “Primero se fueron ejecutivos de finanzas, después técnicos en informática, ahora recibimos renuncias y más renuncias de empleados de taquilla y mensajeros motorizados”.

Según últimas cifras aportadas por sus autoridades migratorias, se han instalado en Colombia 870.000 venezolanos, 414.000 en Perú, 325.000 en Chile, 80.000 en Panamá, 70.000 en Argentina, 57.000 en Brasil y 16.000 en Uruguay, mientras que a Ecuador solo en 2018 ingresaron 340.000, de los cuales 116.000 permanecen en el país y el resto cruzó hacia otros destinos.

A República Dominicana han ido 26.000 venezolanos, más de 10.000 a otras islas de Caribe, según estimados de varios portavoces oficiales, y en México unos 9.000 han buscado la “tarjeta de visitantes por razones humanitarias”.

Fuera de la región los mayores receptores son Estados Unidos con 290.000 y España con 208.000.

Félix Seijas, director de la encuestadora venezolana Delphos, estimó que en lo que resta de año al menos 800.000 venezolanos más prevén marcharse del país, aun si no todos concretan esa aspiración.

¿Por qué se van?

“Si la gente prefiere ir a pie rumbo a Lima es porque percibe que su necesidad llegó al límite y sus condiciones para sobrevivir en Venezuela son ínfimas. La realidad les indica qué hacer”, observó a IPS la psicóloga social Colette Capriles, de la caraqueña Universidad Simón Bolívar.

Jonathan Martínez, mesero en un pequeño restaurante del este de Caracas, dijo a IPS que “tomé la decisión de irme después que Maduro fue reelegido. La situación no cambia sino que empeora. Reúno (dinero) para los pasajes a Medellín (Colombia) para mí y para mi esposa”.

El presidente Nicolás Maduro fue reelegido el 20 de mayo para el  sexenio 2019-2025 en elecciones sin participación de la mayoría de partidos opositores y que fueron consideradas “fraudulentas”  por numerosos gobiernos de América y Europa.

Tras ser reelegido, Maduro ha demostrado que mantendrá o acentuará las medidas económicas de corte estatista y la preeminencia de las organizaciones sociales que respaldan su gobierno, mientras que los partidos políticos de oposición se muestran desarticulados, sin estrategia unitaria e incluso han quedado sin registro ante el poder electoral.

Según Efraín Rincón, experto de la firma encuestadora Consultores 21, solo uno de cada cinco venezolanos que se propone emigrar aduce razones políticas. El resto alude a la crisis económica.

El parlamento, de mayoría opositora, indicó que tan solo en agosto la tasa de inflación fue de 223,1 por ciento y la acumulada del año trepó a 34.680,7 por ciento, mientras el Fondo Monetario Internacional estima que la tasa de inflación puede llegar a un millón por ciento al cierre de 2018 y economistas  en firmas de consultoría creen que puede crecer aún más.

Maduro activó desde el 20 de agosto un conjunto de medidas con las que declaró apostar por poner un candado a la hiperinflación y recuperar la economía.

Ordenó multiplicar por 35 el salario básico  -que aun así apenas llega a 30 dólares mensuales-, contener precios de productos esenciales, mientras devaluó 96 por ciento la moneda y le quitó cinco ceros,  e incrementó el IVA y otros impuestos.

Gremios empresariales, la oposición política y economistas independientes han advertido que las medidas, principalmente por carecer de financiamiento en divisas, implicarán una mayor emisión de dinero inorgánico (sin respaldo) y agravarán más todavía los indicadores de la crisis.

Todavía sin cifras sólidas, recorridos por áreas comerciales y mercados de alimentos registran cierres provisionales o definitivos de negocios, despidos de trabajadores por no poder asumir las empresas los nuevos costos laborales, y escasez de alimentos y otros bienes sometidos a regulaciones.

Otro componente de la crisis son las fallas cada vez más prolongadas, alimentando protestas de pobladores en todo el país, en el suministro de agua potable, electricidad, gas para cocinar, transporte público y en los servicios de salud y educación pública.

Se agrega la inseguridad. Caracas y zonas del interior presentan altos cuadros de criminalidad. A falta de estadísticas oficiales, el no gubernamental Observatorio Venezolano de la Violencia cifró en 26.616 los homicidios en el país al cierre de 2017, más de 80 muertes por 100.000 habitantes.

Venezuela fue tradicionalmente país receptor de migrantes. A mediados del siglo XX recibió por millares a españoles, portugueses, italianos, libaneses y sirios. Más adelante fue el turno de los suramericanos, dominicanos y haitianos.

Ahora la corriente ha girado 180 grados y son los venezolanos quienes protagonizan una dramática diáspora en América Latina, que para muchos expertos se ahondará a corto plazo y ya se ha convertido en la mayor crisis migratoria de la historia en América.

Edición: Estrella Gutiérrez

El artículo Venezuela se apellida diáspora fue publicado originalmente en IPS Agencia de Noticias.

Categorias: Internacionais

Cómo gestionar la falta de agua cuando la escasez es la norma

qua, 12/09/2018 - 13:12

En la localidad costera de Satkhira, en el sudoeste de Bangladesh, donde las fuentes de agua dulce sufren la intrusión de agua salada, un vendedor de agua llena tanques de 20 litros en cañerías públicas para vender en islas donde las familias destinan unos 300 takas (3,59 dólares) al mes para comprar agua potable para beber y cocinar. Crédito: Manipadma Jena/IPS.

Por Manipadma Jena
ESTOCOLMO, Sep 12 2018 (IPS)

Los países en crecimiento tienen economías sedientas, y la escasez de agua se volvió la “nueva norma” en muchas partes del mundo, observó Torgny Holmgren, director ejecutivo del Instituto Internacional para el Agua de Estocolmo (SIWI).

La combinación de cambio climático, economías en rápido crecimiento, desarrollo urbano y malas prácticas agrícolas en las economías emergentes de Asia meridional, la inseguridad hídrica para las personas y los productores marginados ya se intensifica.

Para 2030, se estima que la demanda de agua de India duplicará la disponibilidad del recurso. En nombre del desarrollo se degradarán bosques, humedales, ríos y océanos, pero no tiene por qué ser así, es posible un desarrollo sostenible.

Los oradores que participaron en la 28 Semana Mundial del Agua, organizada por el SIWI del 26 al 31 de agosto, en Suecia, subrayaron a la escasez de agua como factor que contribuye a la pobreza, los conflictos y a propagar enfermedades causadas por el agua contaminada, a la vez que socava el acceso a la educación de la población femenina.

Las mujeres son centrales en la recolección y el cuidado del agua, y son responsables de más de 70 por ciento de las tareas que requieren agua en el mundo. Pero el asunto va más allá de recolectar el líquido vital, se trata también de dignidad, higiene personal, seguridad, oportunidades perdidas y de revertir estereotipos de género.

Holmgren, ex embajador sueco con vasta experiencia en Asia meridional, entre otras regiones, conversó con IPS sobre cómo esa región puede hacer frente a los graves desequilibrios de género en el acceso al agua y al apoyo para transferir tecnología de los países más ricos a las economías en desarrollo para hacer un uso sostenible del recurso.

Torgny Holmgren, director ejecutivo del Instituto Internacional para el Agua de Estocolmo (SIWI), dijo que como la escasez de agua se vuelve la nueva norma, debe combinarse el conocimiento tradicional con nuevas tecnologías para garantizar la sostenibilidad del recurso. Crédito: Cortesía de SIWI.

IPS: ¿Qué medidas deben tomar las economías de Asia meridional para lograr servicios de agua sostenibles a partir de sus recursos naturales?

TORGNY HOLMGREN: Asia meridional atraviesa una escasez por el aumento de la demanda, derivada del crecimiento de las economías y de la población.

Un aspecto fundamental es cómo los países manejan la accesibilidad. En SIWI hemos visto países con una gran escasez que gestionan el recurso de manera realmente eficiente, mientras que otros con abundancia, hacen un mal uso.

Se reduce a cómo las instituciones, no solo los gobiernos, sino las comunidades y la industria en general, gestionan el recurso; en cómo se organizan y se distribuyen los sistemas de agua.

Hay ejemplos de asambleas de aldeas en India que deciden cómo la van a compartir, distribuir e, incluso, cómo tratar recursos hídricos comunes junto a otras aldeas en la misma cuenca.

Un buen ejemplo es el ganador del Premio de Agua de Estocolmo, Rajendra Singh, de India, quien trabajó en áreas rurales áridas con técnicas de recolección locales y tradicionales para recargar las cuencas fluviales, revivir y almacenar el agua de lluvia en cuerpos hídricos tradicionales y devolver la vida a la región. Esas técnicas también pueden servir a gestionar el exceso de agua de las más frecuentes inundaciones.

La mayor cantidad de agua se consume en la producción de alimentos, pero la industria y los generadores de electricidad demandan cada vez más.

A medida que la competencia por el recurso escaso se acelera, tendremos que reestructurar las categorías de usuarios de manera diferenciada según tarifas y asignación del servicio porque los hogares y la producción de alimentos deben contar con una cantidad adecuada.

Aun las reformas de los sistemas de irrigación en la agricultura pueden regular y ahorrar el recurso como lo demostró una investigación del anterior ganador del premio, el Instituto Internacional de Gestión del Agua: si los gobiernos disminuyen los subsidios a la electricidad para bombear agua, los agricultores cuidan cuánta agua subterránea extraen y por cuánto tiempo sin afectar la productividad. Los agricultores extraían menos cuando las tarifas eran más elevadas.

IPS: ¿Cuál es la posición del SIWI sobre la cuestión del apoyo de los países ricos a las economías en desarrollo con tecnología sostenible para la gestión del agua?

TH: El agua tiene ventajas claras, conecta todos los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y es un asunto realmente global. Si miramos a nuestro alrededor, vemos situaciones similares en Ciudad del Cabo, China y California. El agua no es un asunto Norte-Sur.

Es cierto que la nueva tecnología se desarrolla rápido, pero una mezcla de eso con tecnología tradicional y conocimiento local funciona bien. También necesitamos adaptar las tecnologías tradicionales a las necesidades modernas con respecto al agua y otras situaciones.

Ellas pueden ser básicas, de bajo costo y fáciles de usar. Y pueden impulsar un almacenamiento más eficiente y un uso de “agua verde”, la humedad del suelo usada por las plantas.

La irrigación por goteo comenzó a usarse más en Asia meridional,  y en India, en particular. Es necesario fomentar esto de forma generalizada. También debe subrayarse más la necesidad de reciclaje y la forma en que la industria trata y reutiliza el recurso.

La transferencia de tecnología se hace de varias formas. El sector privado puede desarrollar la tecnología y crear mercados para ella.

Los gobiernos también pueden ofrecer entornos favorables para promover el desarrollo tecnológico de forma que sea viable para su comercialización.

Un buen ejemplo de eso es la tecnología celular móvil, que se usa desde la banca móvil hasta el acceso de los agricultores a información climática y recomendaciones en regiones alejadas.

La transferencia de tecnología de diferentes países puede hacerse a través de donantes o de bancos o mediante organismos multilaterales, como el Fondo Verde para el Clima, pero cualquier tecnología debe adaptarse a las situaciones locales.

Capacitación, educación, información y conocimientos técnicos son, para mí, la mejor forma de transferencia tecnológica.

Estudiantes e investigadores, ya sea a través de intercambios educativos o de asociaciones entre universidades, logran la transferencia de conocimiento y pueden regresar a sus países a trabajar en el desarrollo de tecnologías hechas según las necesidades nacionales.

IPS: ¿De qué forma Asia meridional puede hacer frente al gran desequilibrio de género en el acceso al agua y lograr que haya más mujeres en la gobernanza del recurso en sociedades patriarcales?

TH: Es importante que quienes están en el poder fomenten el equilibrio de género no solo en los ámbitos de decisión, sino también en las instituciones educativas. Es importante hacer espacio para este asunto en la estructura de toma de decisiones de una organización.

Es posible si hay un acceso equitativo a la educación. Vemos una tendencia alentadora en los seminarios de jóvenes, donde a veces la mayoría de los participantes son mujeres.

Cuando se planean y se implementan proyectos es necesario concentrarse en qué es lo que impacta, en cómo afectan las decisiones sobre asuntos específicos en hombres y en mujeres por separado. Y los proyectos deben presupuestarse previendo la cuestión de género.

IPS: ¿Cómo puede el Sur global, bajo presión para aumentar el producto interno bruto, con necesidad de más tierras y más industrias para sacar a miles de millones de personas de la pobreza, balancear la estructura de aguas verdes y grises? ¿Qué papel deben desempeñar las comunidades locales para mantener la infraestructura verde?

TH: Cuando el parlamento de una aldea en Asia meridional decide reforestar, traer de vuelta la lluvia y, cuando llueve, cosechar el agua, se trata de una iniciativa de infraestructura verde centrada en la comunidad. Si se hace a gran escala puede generar un cambio enorme en las personas, los modos de vida y las sociedades en general.

Durante mucho tiempo actuamos bajo el presupuesto de que la infraestructura gris, represas, diques, cañerías y canales construidos por los humanos con un fin, es superior a lo que la naturaleza nos puede traer en forma de manglares, humedales, ríos y lagos.

La infraestructura gris es muy eficiente para transportar y contener agua para la producción de energía. Pero pavimentar la pradera alrededor de Houston redujo la capacidad de absorción del agua de la ciudad (estadounidense) que el huracán Harvey arrojó en agosto de 2017.

No es una cuestión de uno o el otro. Necesitamos las dos, y tenemos que elegir con inteligencia qué nos conviene para nuestros objetivos actuales y futuros.

Ya sean países industrializados o en desarrollo, en la actualidad tenemos que hacer un uso inteligente de la infraestructura de agua verde.

En especial en los asentamientos urbanos en crecimiento de Asia meridional, necesitamos capturar el agua de lluvia, almacenarla en infraestructura verde para reutilizarla porque la gris no puede hacerlo sola.

Traducción: Verónica Firme

Artículos relacionados

El artículo Cómo gestionar la falta de agua cuando la escasez es la norma fue publicado originalmente en IPS Agencia de Noticias.

Categorias: Internacionais

Vivir o morir depende de conservar su río para los yurok

ter, 11/09/2018 - 14:30

La abogada yurok Amy Cordalis (primera de la izquierda) explica los impactos del cambio climático en el río la Klamath, como la caída de la presencia de salmones, una especie fundamental en las tradiciones y economía de este pueblo nativo del estado de California, en el oeste de Estados Unidos. Crédito: Emilio Godoy/IPS

Por Emilio Godoy
KLAMATH, Estados Unidos, Sep 11 2018 (IPS)

Los pescadores escasean en el delta del río Klamath, a diferencia de otras épocas de captura, pues el cambio climático recalienta sus aguas y eso mata al salmón, la especie estrella de esta región del oeste de Estados Unidos.

El incremento de las temperaturas favorece la proliferación de enfermedades letales para los peces y la carencia tiene efectos devastadores sobre los yurok, el pueblo nativo más grande en el estado de California y que habita en la cuenca del río.

“El río baja en una época en que no debería. El agua se calienta en verano y provoca enfermedades en los peces. Eso altera el ritmo de la comunidad y conlleva efectos sociales”, relató a IPS la abogada Amy Cordalis, perteneciente a ese pueblo, durante un recorrido por el la cuenca.

La representante legal subrayó que la comunidad de Klamath, adscrita al condado de Del Norte, en el noroeste caliorniano, depende de la pesca, que es parte fundamental de sus tradiciones y sus prácticas culturales y alimentarias.

Los yurok, una tribu que actualmente cuenta con unos 6.000 integrantes, utilizan el recurso con fines de subsistencia, económicos, legales, políticos, religiosos y comerciales.

Esta tribu, una de las más de 560 que sobreviven en Estados Unidos, posee y administra 48.526 hectáreas, de las cuales su reserva, instaurada en 1855, se circunscribe a menos de la mitad: 22.743 hectáreas.

La conservación del bosque regula la temperatura y el ciclo del agua, vitales para el río y para la humedad de la costa del océano Pacífico.

Los yurok, que significa “la gente de río abajo”, recuerdan con pánico el año 2002, cuando el nivel del agua bajó y al menos 50.000 salmones terminaron muertos por las enfermedades, la mayor mortandad de peces en Estados Unidos.

Los indígenas yurok buscan conservar y restaurar la cuenca del río Klamath, al que están ligados espiritual y económicamente. Parte de la restauración es sembrar troncos dentro del río, como estos ya preparados en su ribera, para canalizar el agua y retener los sedimentos y así recrear el hábitat que requieren los salmones, la gran especie de la zona. Crédito: Emilio Godoy/IPS

En 2015 no cayó nieve, lo cual afecta el flujo de recurso que alimenta al río y es fundamental para la pesquería pues en marzo de cada año bajan de la montaña los alevines de salmón, rememoró Cordalis. Esa especie necesita de agua fría para reproducirse.

El gobierno federal concedió a los yurok para 2018 una cuota de pesca de 14.500 salmones, que es baja y excluye la captura comercial, pero muy superior a la ínfima otorgada el año precedente, de solo 650 unidades, debido a la crisis del caudal fluvial que contrajo brutalmente  la presencia de esos peces.

El movimiento de peces hacia la parte baja del río se ha deprimido también en años recientes debido a la sedimentación de las cuencas por la extracción masiva de madera, la construcción de carreteras, la pérdida de madera lacustre y de diversidad del hábitat y potencial de producción pesquera.

Por ello, los volúmenes de salmón real o chinuc (Oncorhynchus tshawytscha), esturión verde (Acipenser medirostris) y lamprea del Pacífico (Lampetra tridentata) han disminuido en el río Klamath, mientras la Ley estadounidense de Especies Amenazadas considera bajo peligro al salmón coho o plateado (O. kisutch).

El río Klamath, situado en la costa de California, en el oeste de Estados Unidos, es el sustento natural y espiritual de los nativos yurok, y enfrenta amenazas por el cambio climático, como menor nivel del flujo y aumento de la temperatura, lo que mata a los salmones, que requieren agua fría para reproducirse. Crédito: Emilio Godoy/IPS

Imagen de esa crisis, en palabras de Cordalis, es el cierre de la pesquería comercial por tercer año consecutivo, mientras solo se mantiene la de subsistencia.

Ante ello, los yurok han emprendido la conservación del ecosistema y la resanación de las áreas dañadas para fomentar la llegada de salmón.

En 2006, iniciaron la colocación de madera en la cuenca en Terwer Creek, a manera de diques, para canalizar el flujo de agua y controlar el sedimento.

“Tuvimos que convencer a la empresa maderera dueña de la tierra y a las autoridades estadales y federales. Pero, al ver que funcionaba, ya no pusieron reparos. Lo que hacemos es geomorfología, estamos plantando jardines”, dijo a IPS el responsable de la restauración, Rocco Fiori, de la empresa consultora Geo Sciences, especializada en ese tipo de obras.

Los troncos se siembran en el lecho del río, dando lugar a nuevos árboles, que duran unos 15 años, pues se pudren y se degradan por el contacto con el viento y la humedad.

Pero su ventaja es que generan más árboles y eso crea un pequeño ecosistema. Asimismo, facilitan el surgimiento de vegetación en el vado del río, explicó Fiori, con cuya consultora trabajan los yurok en la restauración.

El salmón es básico en la dieta del pueblo yurok, que habita en el norte del estado de California, en el oeste de Estados Unidos, y su captura ha caído drásticamente por el menor caudal en el río Klamath y el incremento de la temperatura de sus aguas. En la imagen, un nativo yurok sazona pescado para la cena en la ribera del río. Crédito: Emilio Godoy/IPS

A partir del otoño boreal anual, esa franja se inunda y favorece la aparición de materia orgánica para que el salmón se alimente, crezca y prospere en el nuevo hábitat.

Además, han emprendido el desmantelamiento de cuatro de las seis represas emplazadas en el curso del río Klamath y sus seis afluentes, construidas a partir de 1918 para generar electricidad.

El objetivo es restaurar tierras que fueron inundadas por los embalses y aplicar medidas de mitigación de cualquier perjuicio ocasionado por la demolición de las represas, según se exige legalmente.

Los embalses Copco 1 y 2, Iron Gate y JC Boyle serán demolidos en enero de 2021, a un costo de 397 millones de dólares, de los cuales la compañía PacifiCorp, su propietaria, aportará al menos 200 millones y el resto lo desembolsará el gobierno estadal.

“El desmantelamiento de las represas es vital. Es una solución clave para la sobrevivencia del salmón”, enfatizó a IPS el biólogo Michael Belchik, del Departamento de Pesca de los yurok y que ha trabajado con ellos durante 23 años.

Los cuatro embalses albergan entre cinco millones y 20 millones de metros cúbicos de sedimento y su retiro aportará 600 kilómetros de hábitat adecuado para el salmón.

Se estima que la producción de salmón aumentaría 80 por ciento, con beneficios para el comercio, la pesca recreativa y la seguridad alimentaria de los yurok. Además, el derrumbe de los embalses mitigará las algas tóxicas verdiazules que proliferan en los reservorios.

Los proyectos de conservación del agua ejemplifican la mezcla de saberes ancestrales y ciencia moderna.

Para Cordalis, el salmón es irreemplazable. “Nuestro trabajo es que no vuelva a suceder (una tragedia). La tribu hace lo que puede para defenderse de los problemas y llamar la atención. Seguimos luchando por el agua y las decisiones correctas. Nuestro objetivo es restaurar el río y que vuelvan los peces”, sostuvo la abogada.

Los yurok compartieron sus logros y vicisitudes con delegados indígenas de Brasil, Colombia, Ecuador, Indonesia, México y Panamá, en la antesala de la Cumbre Global de Acción Climática, convocada por el gobierno de California para celebrar anticipadamente el tercer aniversario del Acuerdo de París, alcanzado en París en 2015. El encuentro se realiza el 13 y 14 de septiembre en la  ciudad de San Francisco.

Este artículo se elaboró con apoyo de la Alianza del Clima y Uso de la Tierra.

Edición: Estrella Gutiérrez

Artículos relacionados

El artículo Vivir o morir depende de conservar su río para los yurok fue publicado originalmente en IPS Agencia de Noticias.

Categorias: Internacionais

“Todos los caminos que llevan de Senegal a Italia son peligrosos”

ter, 11/09/2018 - 13:14

El cantante de hip-hop Matar Judia Ndiaye, llamado Gran Majou Yolof, habla en la Radio Oxy Jeunes Fm, de Senegal, sobre su experiencia tratando de llegar a Europa de forma irregular. Crédito: Cortesía Organización Internacional de las Migraciones (OIM).

Por Issa Sikiti da Silva
DAKAR, Sep 11 2018 (IPS)

El Adama Diallo se fue de su país natal, Senegal, el 28 de octubre de 2016 con el sueño de llegar a Europa y una obstinada determinación que lo llevó a optar por una ruta alternativa y peligrosa, a pesar de no tener los documentos en regla.

La travesía lo llevó a recorrer África occidental, pasando por Malí, luego Agadez, en Níger, y cruzando el desierto del Sahara, hasta una ciudad en oasis en el sur de Libia.

En el camino se cruzó con traficantes de personas fuertemente armados, bandidos y personas agonizantes, quienes tenían su mismo sueño, pero muy débiles ya por la falta de agua y de alimentos, que  habían quedado abandonadas bajo el sol abrasador del norte africano.

“Todas las rutas hacia Agadez, y hasta Libia e incluso hasta Italia, son peligrosas”, relató Diallo, quien casi no sobrevive, en diálogo con IPS en un programa de la radio Afia FM, el día 3 de este mes, en la localidad de Grand Yoff, en Dakar.

“Para mí, el sueño de llegar a Europa de forma irregular se terminó, y recomiendo a todas las personas que consideren hacerlo, que abandonen la idea ahora”, sentenció Diallo, de 32 años, quien terminó regresando a Senegal el 5 de diciembre de 2017.

Diallo contó con la ayuda de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), que trabaja en coordinación con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y el gobierno de Libia para ayudar a los migrantes irregulares a regresar a su país.

Diallo, incluso, se convirtió en voluntario de una innovadora iniciativa de la OIM para generar conciencia, la campaña Migrantes como Mensajeros (MaM), en el marco de la cual se capacitan emigrantes retornados para que compartan sus experiencias de peligros, trauma y abuso.

Secuestro y detención en condiciones inhumanas

Diallo llegó a Sabha, en el sudoeste de Libia y se encontró con que “casi toda África estaba ahí: malienses, gambianos, marfileños, nigerianos, entre otros”. De ahí pensaba tomarse un barco para llegar a Italia, pero fue secuestrado de inmediato por bandas de traficantes de personas.

“Me pidieron un rescate de unos 800 dólares para recuperar la libertad, que pagó mi familia una semana después desde Senegal”, relató.

La experiencia le demostró que ni el color de piel ni la nacionalidad garantizan la solidaridad a la hora de sacar provecho.

“Los negros traicionan a sus propios hermanos y se los entregan a los árabes. Ellos negocian el rescate en nombre de sus jefes árabes”, relató.

Tras su liberación, permaneció 10 meses en Libia, todavía con la esperanza de llegar a Italia. Pero cuando lo detuvieron las fuerzas de seguridad y lo mantuvieron con miles de personas más en un centro de detención en Trípoli en condiciones inhumanas se dio cuenta de que lo único que quería era regresar a su casa.

Lo tuvieron dos meses en celdas que estaban tan superpobladas que estaban “hacinados unos sobre otros como pescados”, relató.

“Alguna gente dormía parada y otra se pasaba la noche en baños apestosos; solo comíamos una vez al día. Fue terrible”, recordó Diallo.

Lo soportó hasta que tuvo la oportunidad de regresar a su casa con ayuda de la OIM.

Explicar el peligro a otros

“Las radios comunitarias están cerca de la gente”, explicó Mamoudou Keita, periodista de Radio Afia, destacando los beneficios de ese medio. “Es una buena estrategia de comunicación”, apuntó.

“Pero no debe limitarse a los medios. Debe llegar hasta la calle, las mezquitas y las iglesias para estar seguros de que todo el mundo entiende el mensaje”, añadió Keita.

“Además, los mercados son buenos lugares para hacer correr la voz porque algunas madres pagan los viajes (irregulares) de sus hijos a Europa. Deben saber que está mal desde el punto de vista moral y que es peligroso”, añadió.

El Hadji Saidou Nourou Dia, portavoz de la OIM en Senegal, dijo a IPS que la agencia trabaja con 30 radios comunitarias vinculadas a la Asociación de la Unión de Radios Asociadas y Comunitarias de Senegal.

Las emisoras se encuentran en Dakar, Tambacounda, Kolda y Seidhou, donde es muy común la emigración irregular .

Las emisoras pertenecen y las manejan líderes comunitarios, que escucha la gente y cuyas sugerencias consideran.

“Nuestra colaboración, que terminará en diciembre de 2018, consiste, entre otras cosas, en fortalecer la preparación de los periodistas de radio sobre la mejor forma de tratar la información relacionada con la migración”, apuntó.

“Cuando uno que emigró habla sobre su propia experiencia y sobre las cosas que vivió, eso puede invitar a los interesados en emigrar de forma irregular a pensarlo dos veces antes de tomar esa ruta”, explicó Diallo.

Es posible lograr el éxito en su país

Hubo un programa similar al que participó Diallo en Pikine, en el este de Dakar, en la radio Oxy Jeunes FM.

El cantante de hip-hop Matar Joudia Ndiaye, llamado Gran Majou Yolof, es él mismo un emigrante retornado.

“Es posible tener éxito quedándose en tu país”, aseguró el artista, autor de una canción llamada “Detengan la Inmigración Irregular”,  apuntó.

“Vi con mis propios ojos a la gente muriendo en el desierto del Sahara y a las mujeres prostituyéndose para sobrevivir cuando se quedan sin dinero”, relató.

“Además, los traficantes de personas violan a las mismas mujeres que deben ayudar a llegar a Europa”, añadió, en un programa de radio emotivo, conducido por el periodista Codou Loum, de la radio Oxy Jeunes.

Ndiaye estuvo dos meses en Libia en 2016 y pagó unos 1.400 dólares a los traficantes para que lo ayudaran a llegar a Italia, pero nunca llegó.

Y a los padres que le pagan el viaje a sus hijos para que vayan a Europa, les dijo: “Dejen de presionar a sus hijos para que se hagan ricos con rapidez y mantengan a sus familias”.

“Pagar un viaje irregular a Europa no es algo bueno porque si matan a sus hijos, será una gran pérdida para ustedes”, subrayó.

Los gobiernos africanos deben hacer más por sus jóvenes

Ramatoulaye Diene, defensora de la migración legal y figura pública de este país, quien también estaba en el programa de radio con Ndiaye, comentó que todo el mundo tiene derecho a migrar. Pero subrayó que debe hacerse de manera formal y legal para evitar caer trampas.

Diene coincidió con Diallo de que es posible lograr el éxito en África, pero también instó a los gobiernos africanos a hacer más por los jóvenes y a crear un ambiente favorable que los atraiga para quedarse y no embarcarse en travesías peligrosas.

“Creo que los gobiernos africanos fallaron en su deber de ayudar a los jóvenes a prosperar y mejorar sus vidas en su país. Deben apoyar a los jóvenes mediante programas de empleo y políticas de migración legal”, precisó.

* Con aportes de Nalisha Adams.

Traducción: Verónica Firme

Artículos relacionados

El artículo “Todos los caminos que llevan de Senegal a Italia son peligrosos” fue publicado originalmente en IPS Agencia de Noticias.

Categorias: Internacionais

Agua sí, cerdos no, defienden los mayas en un pueblo mexicano

seg, 10/09/2018 - 16:49

Interior de uno de los cenotes, las cavidades subterráneas llenas de agua formadas hace millones de año, que han impulsado el ecoturismo en el pueblo mexicano de Homún. Crédito: Pie de Página

Por José Ignacio De Alba
HOMÚN, México, Sep 10 2018 (IPS)

A los 8.000 habitantes de este municipio nadie les avisó del proyecto de “desarrollo” que se traían entre manos un grupo de empresarios y el gobierno del estado de Yucatán, en el sureste de México. Fue hasta que el periódico de nota roja De Peso publicó la noticia de la instalación de la granja que exportaría carne de cerdo a Asia, que comenzó la alerta.

Homún es un municipio ubicado en el centro del estado situado en la península de Yucatán, que desde hace algunos años se ha dedicado al ecoturismo, aprovechando los cenotes (abismos, en lengua maya) que forman parte de una reserva natural de la región.

En temporadas altas, los habitantes reciben a casi 1.000 turistas al día que llegan a bañarse en esas cavidades subterráneas llenas de agua que se formaron hace millones de años, cuando cayó el meteorito que acabó con los dinosaurios.

El desarrollo de cabañas, áreas de campismo y el mantenimiento de los caminos están a cargo de los pobladores. Ellos mismos cuentan que la decisión de invertir en proyectos de ecoturismo sacó a las comunidades de la pobreza en la que les había dejado el fin de las fincas henequeneras.

Así que la noticia de la instalación de una granja porcina, que había corrido por todo el pueblo, alcanzó al presidente municipal Enríque Echeverría Chang (del Partido Revolucionario Institucional, PRI), quien primero se mostró sorprendido, pero con el tiempo y la presión de los habitantes terminó por confesar que el proyecto de la empresa Producción Alimentaria y Porcícola (PAPO) —una de las nuevas empresas de los dueños de Grupo Sipse, que tiene varios medios de comunicación en el estado— contó con su beneplácito.

Desde alguna oficina del gobierno estadal parecía un buen negocio: La idea es hacer un rancho con capacidad para 45.000 puercos. Estas tierras ricas en agua serían el perfecto bebedero de los corrales. Los empleados serían los mayas de la región.

El único problema del proyecto es que los indígenas no quieren cambiar sus trabajos de autoempleo para convertirse en empleados de la empresa porcícola. Tampoco quieren que los cochineros contaminen la tierra en la que viven.

Peor aún, desde 2013, Homún es parte de la Reserva Estatal Geohidrológica del Anillo de Cenotes, según el decreto del gobierno del estado, que califica la zona como sitio de recarga y que abastece de agua limpia a 60 por ciento de la población de Yucatán

La granja de cerdos que se quiere construir para abastecer de carne a la empresa Kekén está a un kilómeto y medio de los cenotes.

Tras la confesión del alcalde, los pobladores consiguieron otros detalles sobre el proyecto aprobado y descubrieron que el ocultamiento de la granja y los permisos de la empresa PAPO están plagados de irregularidades. Por ejemplo, la Manifestación de Impacto Ambiental presentada a la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente fue hecha por una cirujana dentista.

Los bicitaxis que dan trabajo a los jóvenes de Homún, en el pueblo de Yucatán, en el sureste de México. Crédito: Ximena Natera/Pie de Página

“¿Usted dejaría que yo le saque una muela?, pues entonces ¿cómo deja que una dentista haga ese estudio?”, pregunta con elocuencia José Clemente May, propietario del centro turístico Santa Cruz, que tiene cenote para niños y cabañas.

Otras irregularidades que encontraron son que el proyecto se inició antes de que se conformara la empresa legalmente y que la presidencia municipal lo aprobó sin consultar al cabildo, ni a los pobladores.

Pero lo que más molestó a los habitantes es que en la MIA se asegura que en Homún no hay indígenas.

— ¿Qué piensa de que las autoridades digan que en Homún no hay indígenas?

— Nos sentimos molestos, por qué quieren hacer esas palabras, el gobierno, las dependencias. Cómo no vamos a ser (Indígenas) si aquí nació mi papá, mi mamá—, dice el hombre mientas vigila a los bañistas que nadan en el cenote de su propiedad.

Doroteo Hau Cuc, “Don Doro”, es un hombre de 59 años, larguirucho y panzón, moreno, lampiño, de ojos rasgados y nariz marcadamente maya. Usa shorts y sandalias. Dice que el cenote es como un hijo para él, y asegura que si uno guarda silencio cuando está adentro se escuchan conversaciones de los alushes. “Son los espíritus de los antiguos mayas”, dice muy en serio.

Don Doro fue el primer ejidatario en habilitar un cenote para el turismo, en 2006. Aunque cuenta que la primera vez que descendió tenía 13 años, bajó por las raíces de un álamo a petición de su madre, que le pidió que llenara una cubeta con agua. Y bajó, dice, con mucho miedo.

Don Doro explica que la gente grande de la comunidad no está acostumbrada a bajar, porque el mundo subterráneo de los cenotes está lleno de supersticiones.

Después de que Don Doro habilitó su cenote para el turismo, Yaxbacaltun, otros 16 ejidatarios con cenotes en sus propiedades siguieron su ejemplo. Con el tiempo se instalaron palapas (construcciones abiertas con techo de paja), tirolesas, restaurantes y cabañas. La economía comenzó a crecer, tanto que los sacó de pobres.

Los jóvenes dejaron de irse a trabajar a una maquiladora, donde las jornadas de trabajo son de 12 horas al día (“es inhumano” dice José May dueño del cenote Santa Cruz) y comenzaron su propio negocio, llevando en bicitaxis a los turistas por la ruta de los cenotes.

En la consulta de Homún, en la localidad de mayoría maya de Yucatán, en México, los pobladores se pronunciaron masivamente contra la instalación de una granja porcina en su localidad. Crédito: Robin Canul/Pie de Página

“Empezaron 16 y hoy en día son unos 300 dedicados a guiar turistas nacionales y extranjeros, ahora trabajan seis horas al día y ganan más”, dice José May.

El negocio es próspero. En temporadas de vacaciones entran cada día unas 600 personas, y cada turista, en promedio deja 200 pesos (10,4 dólares) en la comunidad.

José May lo resume sencillo: “los mayas ya no quieren ser asalariados”.

Igual que en San Crisanto, la pregunta nos da vueltas en la cabeza: ¿Por qué, si la comunidad ya tiene un proyecto productivo exitoso, les quieren traer otro que no les va a beneficiar? ¿Quiénes ganan con eso? ¿Qué gana el gobierno?

“Por eso los invitamos a que vengan (a las autoridades), pero no vienen. Los empresarios malean al gobierno, como tienen el dinero corrompen al gobierno”, asegura José May.

Por eso, cuando en junio de 2017 se enteraron de la granja porcícola, comenzaron a organizarse. “Primero nos reunimos los dueños de los cenotes, después los muchachos de las motos. En total somos como 300 familias que vivimos del turismo de los cenotes”, cuenta.

En 15 días detuvieron la obra, “y ahí empezó el problema porque el empresario presentó un amparo a la justicia, y eso implicaba ya contratar un abogado, pero realmente nadie de nosotros sabía luchar contra el gobierno, nos cerraron las puertas en todos lados hasta que alguien nos dijo: ‘vayan con el equipo Indignación’. Y si, ellos nos atendieron y nos dijeron: “ustedes van a decir qué hacer, nosotros los vamos a orientar y acompañar, pero ustedes tienen que organizarse”, explica.

Terreno donde se proyecta construir la granja porcina. Crédito: Ximena Natera/Pie de Página

Así fue como iniciaron su propia consulta, que se programó para el 8 de octubre. Grabaron un audio en una USB y los muchachos en sus bicitaxis recorriendo el pueblo voceando la información sobre la consulta. Prepararon las papeletas con una sola pregunta: “¿Está de acuerdo con que se construya la granja?”

Invitaron a las autoridades, pero solo llegó el alcalde. Llevaron un notario. Al final, la gente salió a votar “Sin tacos ni tortas”.

El resultado fue contundente: 732 votaron por NO, 52 votaron SÍ y hubo cinco votos nulos. Con ese documento bajo el brazo, realizaron una marcha al palacio de gobierno, en la ciudad de Mérida, y tres meses después, presentaron un amparo que está aún en tribunales.

“Para nosotros el derecho a la consulta es un derecho a la libre determinación”, dice Cristina Muñoz.

Pero la resolución de esta batalla no es solo un tema de Homún o de Yucatán.

“Yucatán es la reserva hídrica del planeta, no poca cosa. Tenemos algo que se llama un collar de agua dulce, que es como el ojo de agua del planeta, que revienta por el aerolito y hay un reservorio en todo el cinturón Uzamal (…) Y bueno, se logró hacer un convenio y cuando ya es intocable esa zona, lo primero que pasa es que lo mueven (el convenio) y ponen una cochinera que va a llenar de excremento de 40.000 cerdos los cenotes”, cuenta Muñoz.

Lo peor, dice, es que no es algo que se necesite. Solo es algo que quieren hacer para acumular más dinero. “Sencillamente es un avasallamiento económico sobre lo que queda. En Yucatán solo hay sol, así que ya andan tras del sol”, sentencia.

Este artículo fue originalmente publicado por Resistencias, un proyecto de Periodistas de a Pie . IPS-Inter Press Service tiene un acuerdo especial con Periodistas de a Pie para la difusión de sus materiales.

El artículo Agua sí, cerdos no, defienden los mayas en un pueblo mexicano fue publicado originalmente en IPS Agencia de Noticias.

Categorias: Internacionais

ONU comienza negociaciones para primer tratado de alta mar

seg, 10/09/2018 - 13:12

En la fotografía, una trainera en el estrecho de Johnstone, en Canadá. Actividades humanas como la contaminación, la sobrepesca, la minería, la geoingeniería y el cambio climático dan un sentido de urgencia a la necesidad de contar con un acuerdo internacional para proteger la alta mar. Crédito: Winky/cc by 2.0

Por Thalif Deen
NACIONES UNIDAS, Sep 10 2018 (IPS)

Luego de varios años de debates, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) comenzó su primera ronda de negociaciones intergubernamentales para elaborar un borrador de tratado vinculante que proteja y regule la “alta mar” que, por definición, va más allá de las 200 millas náuticas (unos 370 kilómetros) de la costa, a partir de donde se consideran “aguas internacionales” compartidas.

“La alta mar cubre la mitad de nuestro planeta y es vital para el funcionamiento de todo el océano y de la vida en la Tierra”, explicó Peggy Kalas, coordinadora de la Alianza de Alta Mar, que reúne a más de 40 organizaciones no gubernamentales y a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

“El actual sistema de gobernanza de la alta mar es frágil, fragmentado e inadecuado para hacer frente a las amenazas que se ciernen sobreellal en el siglo XXI, como el cambio climático, la pesca ilegal y la sobrepesca, la contaminación con plásticos y la pérdida de hábitats”, explicó.

“Es una oportunidad histórica para proteger la biodiversidad y las funciones de la alta mar a través de compromisos vinculantes”, añadió.

La Conferencia Intergubernamental de dos semanas, que concluirá el 17 de septiembre, es la primera de cuatro instancias de negociación, que se espera continúen hasta 2020.

Sobre los asuntos controvertidos para los negociadores, la asesora política de Greenpeace, Veronica Frank, dijo a IPS: “aunque todavía es temprano, podemos esperar que algunos de los posible asuntos que requerirán atención abarquen la relación entre el nuevo Tratado Global de Océanos y los instrumentos y órganos legales existentes”.

Entre ellos, los que regulan actividades como la pesca y la minería, y qué papel desempeñarán esas organizaciones en la gestión de las actividades que puedan impactar en el ambiente marino en los futuros santuarios marinos en alta mar.

“También es delicada la cuestión de los recursos genéticos marinos, en especial cómo garantizar el acceso y compartir los beneficios de su uso”, apuntó Frank.

Respecto de la diferencia entre el tratado propuesto y la histórica Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CDM), de 1994, Essam Yassin, investigador principal en Economía Ambiental y Océanos, del Instituto Internacional para el Ambiente y el Desarrollo (IIED), dijo a IPS: “Este nuevo tratado es particularmente significativo porque es la primera vez que se gobernará la alta mar”.

“Estas negociaciones son una oportunidad, no solo para proteger la salud de los océanos, sino para asegurarnos de que todos los países, no solo los pocos que son ricos, se puedan beneficiar de los recursos de los océanos de forma sostenible”, precisó.

“A pesar de la importancia del Derecho del Mar, solo cubre la franja de agua a 200 millas de la costa. No el uso ni la gestión sostenible de la biodiversidad en áreas fuera de la jurisdicción nacional”, añadió Yassin.

Era un documento aceptable en una época en que las capacidades tecnológicas para ir más allá de esa distancia eran limitadas, pero la rápida innovación y los avances tecnológicos cambiaron eso.

Cada vez hay más actividades económicas en alta mar, observó.

La mayoría no están reguladas y suponen una gran amenaza para la biodiversidad marina. Es más urgente que nunca llenar los vacíos en materia de gobernanza y monitorear y regular cualquier actividad en alta mar y asegurarse de que beneficien a todos, en particular a los países pobres, arguyó.

Según la Alianza de Alta Mar, el papel clave de los océanos en la mitigación del cambio climático, que incluye absorber 90 por ciento del calor adicional y 26 por ciento del exceso de dióxido de carbono, creado por la actividad de los seres humanos, tuvo efectos devastadores en los propios océanos.

Gestionando la multitud de factores antropogénicos estresantes que inciden en ellos aumentará su resiliencia al cambio climático, a la acidificación de los océanos y a proteger los ecosistemas marinos únicos, muchos de los cuales están sin explorar y sin descubrir.

Debido a que son aguas internacionales, las medidas de conservación necesarias solo pueden implementarse mediante un tratado global, indicó la Alianza.

El nuevo pacto debe crear un proceso global para la designación y la implementación efectiva de santuarios muy protegidos en áreas fuera de los límites nacionales, observó Frank.

Un proceso global como ese debe incluir: (a) un objetivo claro y el deber de cooperar para proteger, mantener y recuperar la resiliencia y la salud de los océanos a través de una red global de áreas marinas protegidas, en particular reservas marinas altamente protegidas; y (b) la identificación de posibles áreas que cumplen el objetivo de conservación.

Yassin señaló que la CDM, que es la Constitución del océano, fija el marco jurisdiccional, es decir derechos y obligaciones generales de las Partes en diferentes zonas marinas, incluidas algunas obligaciones generales para cooperar y proteger la vida marina y los recursos vivientes que también se aplican a las aguas más allá de las fronteras nacionales.

Pero la Convención no detalla las implicancias de las obligaciones en la práctica y pone mucho más énfasis en las libertades tradicionales para usar las aguas internacionales.

La convención ni siquiera menciona el término biodiversidad, indicó Frank, señalando que el tratado negociado será el tercer “Acuerdo de Implementación” en el marco de la CDM, tras el acuerdo para la implementación de la Parte XI sobre minerales del lecho marino y uno sobre las reservas de peces, e implementará, especificará y operativizará las disposiciones ambientales de la convención en relación con la protección de los océanos globales.

Frank dijo que es la primera vez en la historia que los gobiernos negocian normas que acercarán a la CDM a los principios modernos de gobernanza ambiental y ofrecerá una protección efectiva de los océanos.

Traducción: Verónica Firme

Artículos relacionados

El artículo ONU comienza negociaciones para primer tratado de alta mar fue publicado originalmente en IPS Agencia de Noticias.

Categorias: Internacionais

Más datos climáticos para mejorar resiliencia de la agricultura

sex, 07/09/2018 - 13:14

Fainess Muzyamba, del distrito de Pemba, acomoda sus grandes macetas de cerámica que hace para vender en la capital turística de Zambia, Livingstone, para tener mayores ingresos. Crédito: Cortesía: Friday Phiri.

Por Friday Phiri
PEMBA, Zambia, Sep 7 2018 (IPS)

Solo contar con mejor información sobre cuándo y cuánto tiempo va a llover marca la diferencia entre una buena y una mala cosecha para los pequeños agricultores del sur de Zambia.

“Gracias a los informes climáticos mensuales que recibimos, decidí plantar boniatos, en vez de maíz”, contó Fainess Muzyamba, de 56 años, del distrito de Pemba, al comentar sobre lo que hizo durante la temporada 2017-2018.

El boletín climático forma parte de un paquete integral de intervenciones en el marco de la Iniciativa para la Resiliencia Rural, del Programa Mundial de Alimentos (PMA).

La iniciativa integra seis estrategias de gestión, que incluye la transferencia del riesgo a través del seguro según el índice de lluvias, el riesgo prudente a través del insumos y préstamos en efectivo, servicios climáticos e información, y gestión de la cosecha y su comercialización.

“A través de esa información y del asesoramiento técnico de funcionarios de extensión, pude proyectar que las lluvias estacionales serían problemáticas, y decidí plantar boniatos, que no necesitan mucha agua”, explicó Muzyamba.

Y resultó ser una buena decisión, cosechó 60 sacos de 50 kilogramos de boniatos, que intercambió por 40 de 50 kilogramos de maíz.

Al precio actual del mercado, Muzyamba ganó el equivalente a 280 dólares por el maíz, y otros 120 de su cosecha de azúcar, que comenzó a cultivar hace poco para obtener más ingresos y por su valor nutricional.

Pero “20 sacos son para el consumo” de su familia de 11 miembros, los que durarán hasta la próxima cosecha, añadió.

Pequeños agricultores indefensos frente a golpes climáticos

En Zambia, 73 por ciento de los agricultores, unas 1,5 millones de personas de los 16 millones de habitantes que tiene este país africano, cultivan menos de dos hectáreas de tierra. Las lluvias irregulares son una carga adicional como los suelos frágiles y la falta de acceso a insumos agrarios, mercados y mejores prácticas agrícolas.

No suelen tener estrategias de riesgo básicas y, cuando sufren un golpe climático, su bienestar a corto plazo corre peligro. A la larga, esos golpes tienen consecuencias de largo alcance, como pobreza, malnutrición y baja esperanza de vida.

El problema de la variabilidad climática afecta a toda la región de África austral “y por eso debemos escalar la Iniciativa de Resiliencia Rural, a fin de empoderar a los pequeños agricultores para que sean resilientes y se adapten a las consecuencias del cambio climático, desalentando el monocultivo de maíz y promoviendo la diversificación”, explicó Lola Castro, directora regional del PMA, cuando visitó Zambia en marzo.

Junto con el Departamento de Meteorología de Zambia, el PMA “instaló dos estaciones climáticas automáticas para mejorar la diseminación río arriba y abajo y utilizar información agrometeorológica”, explicó Allan Mulando.

“También instaló 20 medidores manuales de lluvia por medio de agricultores capacitados, que utiliza la comunidad para tomar decisiones oportunas para plantar”, añadió.

Los agricultores toman y comparten las lecturas de los medidores con la oficina de meteorología, funcionarios de campo y de extensión, y otros productores para poder planificar.

En los clubes de agricultores, los productores se reúnen a discutir parámetros como la humedad correcta del suelo para plantar.

Al comparar la información local con la regional y nacional, pueden realizar proyecciones sobre qué esperar, y así ayudarlos a planificar qué y cuándo plantar.

Logros en una estación desastrosa

Al comparar la producción promedio de los agricultores de la zona, Muzyamba cree que su historia es notable en una temporada que fue prácticamente un desastre para la mayoría de ellos por la falta de lluvias.

“La escuela de mis hijos no será un problema este año. Estaba muy preocupada por mi hijo mayor que está en el grado 12”, indicó.

La situación le será manejable porque también forma parte de un programa de ahorro con el club de agricultores. Usa los ingresos de sus ahorros para transportar macetas de cerámica a la capital del turismo, Livingstone, donde los vende, indicó.

Es una historia típica de diversificación como estrategia de los pequeños agricultores para adaptarse al cambio climático.

“Creo que lo que aprendimos hasta ahora es que la única forma de hacer frente a algunos de estos problemas es con un enfoque integrado, asegurándose de que las actividades se incluyan en los programas nacionales para evitar confusión, y en el futuro aún cuando dejamos de ser socios, esos programas siguen implementados por departamentos relevantes del Estado”, señaló Jennifer Bitonde, directora de país del PMA, en diálogo con IPS.

La iniciativa, que comenzó en 2014, se extendió a otros distritos, alcanzando a 18.157 agricultores.

Más personas necesitan más alimentos

Para 2050, se prevé que la población mundial pase de 7.000 millones a 9.000 millones de personas, lo que requerirá de un aumento drástico de la producción agrícola.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), a medida que las poblaciones aumentan y las dietas cambian, el mundo debe producir 49 por ciento más de alimentos que en 2012 para 2050.

La FAO considera que se puede hacer frente al problema del hambre, la pobreza y el cambio climático a la vez si se reconocen los vínculos entre la población rural, la agricultura sostenible y las estrategias que promueven un uso eficiente de los recursos, conservan y restablecen la diversidad biológica y los recursos naturales, y combaten las consecuencias del cambio climático.

A escala mundial, un paso importante para actualizar la estrategia fue adoptar el programa Trabajo de Koronivia sobre Agricultura de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC) en la Conferencia de las Partes, el máximo órgano de decisión sobre cambio climático y desarrollo.

Eso fue después de varios años de discutir sobre la agricultura como tema secundario en la mesa de negociaciones de la CMNUCC. Pero la decisión de adoptarlo como programa de trabajo, da esperanzas a los agricultores y procesadores de las economías en desarrollo en tanto que acción significativa sobre los efectos adversos del cambio climático en la agricultura.

“Desde la perspectiva de Zambia, nuestro interés se ajusta a las expectativas del grupo africano, que busca proteger a nuestros pequeños agricultores, que son la mayoría de los productores, de las consecuencias negativas del cambio climático, a través de tecnologías probadas y amigables”, observó Morton Mwanza, enlace del ministro de Agricultura para agricultura climáticamente inteligente, en diálogo con IPS.

Adopción de tecnología y enfoque de derechos humanos

George Wamukoya, uno de los especialistas conocidos sobre cambio climático y agricultura, cree que la adopción de tecnología innovadora es el próximo gran paso para transformar a la agricultura africana.

“Necesitamos inversión en agricultura para probar y que la ciencia aporte a lo que sea que hagamos en agricultura, y ayudar a amortiguar los desafíos para los agricultores”, dijo Wamukoya a IPS.

Pero la sociedad civil alerta sobre algunos enfoques. Mithika Mwenda, de la Alianza Panafricana de Justicia Climática, abogó por un enfoque de derechos humanos.

Mwenda dijo a IPS que la agricultura ya no es solo un asunto de la ciencia, sino también de derechos humanos, y agregó que la agricultura industrializada no fue el remedio correcto para los desafíos climáticos que deben encarar los pequeños agricultores.

“Nuestro interés es promover la resiliencia de la agricultura; el contexto en África es cómo apoyar a los pequeños agricultores, a las comunidades pastoriles, cuyas vacas mueren debido a la sequía. Entonces es importante que lo miremos desde ese contexto y no desde el de teorías de industrialización”, explicó Mwenda.

Traducción: Verónica Firme

Artículos relacionados

El artículo Más datos climáticos para mejorar resiliencia de la agricultura fue publicado originalmente en IPS Agencia de Noticias.

Categorias: Internacionais

Museo en llamas, otra víctima del desarrollo depredador en Brasil

qui, 06/09/2018 - 20:17

El Museo Nacional de Río de Janeiro, mientras su interior era consumido por las llamas, el 2 de septiembre, dejando a Brasil sin dos siglos de patrimonio cultural y científico, en lo que representa el final de décadas de negligencia y las consecuencias de un desarrollo depredador. Crédito: Tania Rego/Agencia Brasil-Fotos Públicas

Por Mario Osava
RÍO DE JANEIRO, Sep 6 2018 (IPS)

Brasil lloró dos veces el incendio del Museo Nacional: primero ante el impacto de la destrucción de un patrimonio cultural y científico de 200 años, luego al conocer que la tragedia culminó décadas de negligencia extrema.

Siete horas de llamas incontrolables en la noche del domingo 2 de septiembre convirtieron en cenizas 90 por ciento de los 20 millones de documentos y objetos históricos, arqueológicos, botánicos y zoológicos provenientes de Brasil, África y otros continentes.

“Me quedé asombrado por el estado de abandono, cuando estuve allá hace dos años, cables desencapados, tanto descuido hacía uno preguntarse ¿cómo la gente acepta trabajar acá?”, comentó a IPS Daniel Aarão Reis, profesor de Historia en la Universidad Federal Fluminense, de Niterói, ciudad vecina a Río de Janeiro.

Era previsible, según los testimonios difundidos luego del siniestro. Además de la falta de mantención física del palacio de tres pisos y 11.417 metros cuadrados de área construida, no había un sistema de prevención de incendios, ni personal capacitado para evitar su propagación.

Varios edificios de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ), que administra el Museo, sufrieron incendios menores en los últimos años. El escarmiento no generó medidas de seguridad en la universidad, una de las más importantes de Brasil, que se queja de recortes en su presupuesto.

“Desprecio por la cultura”, acusaron muchos.

Pero Río de Janeiro posee 58 museos, en la lista del grupo de investigación vinculado a varias instituciones locales. Juntando los centros culturales, suman 133 registrados en la Guía de Museos de la Secretaría de Cultura del estado de Río de Janeiro, con datos hasta 2013.

En los cinco últimos años se inauguraron en la ciudad dos grandes instituciones, el Museo de Arte de Río (MAR) y el Museo del Mañana, con gran aporte de recursos y publicidad, como proyectos relacionados a los Juegos Olímpicos de 2016, celebrados en esta ciudad.

Ambos son iniciativa de la alcaldía, pero cuentan con patrocinios privadas y los ingresos de lo que pagan los visitantes.

Mientras se deterioraba el Museo Nacional, con su historia y acervo acumulado en dos siglos, más volcado al pasado, el Museo del Mañana se convirtió en el gran éxito de público. Este año ya recibió más de tres millones de visitantes.

Desdeñado y bajo la gestión de una universidad pública en dificultades financieras, el Museo Nacional atrajo solo 192.000 personas en 2017, un tercio menos que las visitas de brasileños al Museo del Louvre, en París.

Esa decadencia forma parte de un proceso que en Brasil se destaca en el abandono de los centros históricos de las grandes ciudades, a la vez que se construyen nuevos barrios “modernos”, como Barra da Tijuca, la “Miami brasileña” en el oeste de Río de Janeiro, o nuevas capitales como Brasilia.

En esa línea también se queman bosques, se deforesta la Amazonia para la expansión de la ganadería, la soja y otros monocultivos de la agroindustria, también en desmedro de los pueblos indígenas y tradicionales.

Poco importa el sacrificio de lo viejo si es para el avance de lo nuevo, el progreso borra el pasado. Qué muera el histórico Museo Nacional, vale más el Museo del Mañana, que acerca el futuro y cuenta con un presupuesto varias veces superior al primero.

“Es el desarrollismo depredador”, definió Aarão Reis.

El cascarón de la fachada del Museo Nacional de Río de Janeiro, al día siguiente del incendio que consumió 90 por ciento de los documentos, obras y objetos que albergaba, mientras los bombeiros aún trabajaban en su interior. Crédito: Tomaz Silva/Agência Brasil-Fotos Públicas

También responde a una dinámica política, electoralista. Construir nuevas obras, sean museos, carreteras o escuelas rinde más votos, que la mantención de instituciones ya existentes. Constituyen hazañas físicas, visibles, que agrandan currículos.

Tampoco se descarta el peso de la tentadora corrupción. Proyectos nuevos, especialmente si son gigantescos, “abren oportunidades” de ganancias ilegales, se conoció en los últimos años en Brasil por los escándalos involucrando abultados negocios petroleros y megaproyectos de energía y transporte.

Pero cuando viene el desastre, como el incendio, “hay que cobrar responsabilidades”, que no pueden diluirse por toda la sociedad, acusada de menoscabar el pasado, ni atribuirse a un solo individuo, sostuvo el historiador de 72 años.

El gobierno central, con sus recortes presupuestarios y políticas desfavorables para la ciencia y la cultura, “no es el único responsable de la tragedia del Museo Nacional cuyos fondos menguaron drásticamente en los últimos años”, también la gestión universitaria parece haber contribuido a la desgracia, evaluó Aarão Reis.

Transferir el museo a una fundación de derecho privado, por ejemplo, podría quizás salvar ese patrimonio público. Después del incendio se supo que el Banco Mundial había ofrecido financiar tal operación, rechazada por la universidad, por convicciones estatistas de su dirección.

La pérdida irreparable alimentó variadas acusaciones, algunas reclamando renuncias, como la del ministro de Cultura, Sergio Leitão. Otras identifican conspiraciones.
“El incendio hace parte de un proyecto para acabar el autoestima de los brasileños”, cree Eliete Ferrer, también profesora de Historia de 71 años, que aún llora la tragedia que para él alcanza lo personal.

“Mi infancia y juventud están vinculadas al Museo, donde tuve muchas clases de mi enseñanza básica, así como también las clases de antropología durante mi curso de Historia en la universidad”, recordó a IPS. “No pude mirar imágenes televisivas de parte de mi vida incinerada”, subrayó

Pero le preocupa sobre todo lo que considera un ataque a la memoria nacional.
“La invasión imperialista empieza por la cultura”, dijo, incluyendo la negligencia hacia museos en una amplia operación para “destruir la identidad latinoamericana, borrar memorias como hace el mal de Alzheimer”.

“Me siento indignada, triste y sublevado, porque murió una pedazo mío”, resumió.

“Los brasileños ya no podrán ver una momia egipcia en nuestro museo, tendrán que ir a París o Londres para hacerlo”, lamentó, en referencia al material histórico perdido, que incluye también huesos del cráneo de Luzia, el primer ser humano que habría vivido en Brasil.

“Un holocausto que se cobra el neoliberalismo”, es como encaró el museo incinerado el exministro de Ciencia y Tecnologia Roberto Amaral, también expresidente del Partido Socialista Brasileño, en un artículo que difundió entre seguidores.

Él atribuye “el crimen, no accidente” a la política de ajuste fiscal, que reduce gastos públicos especialmente en las universidades públicas y la investigación tecnológica, impuesta por el actual gobierno del conservador presidente Michel Temer, en el cargo desde mayo de 2016.

Los problemas del Museo Nacional, sin embargo, se acumulaba desde mucho antes y contrastan con el boom de creación de nuevos museos y centros culturales en Río de Janeiro, más de uno por año en lo que va del siglo.

Edición: Estrella Gutiérrez

El artículo Museo en llamas, otra víctima del desarrollo depredador en Brasil fue publicado originalmente en IPS Agencia de Noticias.

Categorias: Internacionais

Cuestionada en Chile, la cría del salmón se acerca a Argentina

qui, 06/09/2018 - 16:36

Jaulas de salmones en el océano Pacífico, en Chile. Los salmones fueron introducidos en este país y en las últimas décadas generaron una importante industria, pero se ha cuestionado su impacto en el ambiente y en la salud de las personas. Crédito: Cortesía de Daniel Casado

Por Daniel Gutman
BUENOS AIRES, Sep 6 2018 (IPS)

Cuestionada por su impacto ambiental y sanitario en Chile, donde es una de las principales actividades económicas del país, la cría de salmones prepara su llegada a Argentina de la mano de Noruega, primera potencia mundial en el sector.

La noticia ya despertó una fuerte reacción de organizaciones de la sociedad civil.

“Argentina hoy tiene la ventaja de que puede usar la experiencia chilena, que ha sido nefasta”, dijo a IPS desde Santiago de Chile el abogado Alex Muñoz, director del Programa Mares Prístinos de National Geographic para América Latina.“Nunca han sido bien estudiados los efectos de una industria que se extiende por 2.000 kilómetros en la costa chilena. Han vertido químicos de todo tipo para prevenir enfermedades y han recargado el ecosistema de materia orgánica, por el alimento y la materia fecal de los salmones”: Max Bello.

“En Chile hemos sufrido los impactos gravísimos de la actividad desarrollada tanto por empresas locales como noruegas. El salmón es nativo del hemisferio norte y existe evidencia científica clarísima de que no es sustentable su cría en el hemisferio sur”, agregó el especialista en Derecho Ambiental.

Muñoz es uno de los autores de un documento fuertemente crítico sobre el proyecto argentino que presentaron 23 organizaciones argentinas e internacionales –como el Fondo Mundial para la Naturaleza, Oceana y la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre- agrupadas en el Foro para la Conservación del Mar Patagónico y Áreas de Influencia.

Se trata de una red formada en 2004 para promover el cuidado del océano Atlántico en el sur de Brasil, Uruguay y la Argentina y del océano Pacífico en Chile.

Fue la visita a Argentina en marzo de los reyes de Noruega, Harald y Sonia, quienes se reunieron con el presidente Mauricio Macri, la que dio impulso a la iniciativa.

Ella implicaría la introducción por primera vez de una especie exótica en el mar argentino, ya que este país sudamericano solo tiene hasta hoy peces introducidos en lagos y ríos.

En esa ocasión, Innovation Norway,  la agencia del Estado escandinavo que promueve las inversiones en el mundo de capitales del país, firmó un convenio de cooperación con el Ministerio de Agroindustria argentino, para estudiar la puesta en marcha de programas de “acuicultura sostenible” en esta nación suramericana.

La acuicultura es la cría de especies en mares, ríos y lagunas. En el caso de la llegada del salmón a Argentina, se están efectuando estudios de factibilidad en el extremo sur de la Patagonia, frente a las costas argentinas de Tierra del Fuego, la isla austral compartida con Chile.

Las consultas de IPS sobre el proyecto no fueron respondidas por las autoridades de Agricultura de la provincia de Tierra del Fuego ni en el Ministerio de Agroindustria, que el lunes 3 fue degradado a secretaría, como parte de un severo plan para recortar el gasto público, en medio del desplome económico que vive el país.

Una imagen de salmones en el mar chileno. Las roturas de jaulas generan en ocasiones que cientos de miles de ejemplares salgan al ambiente marino natural y se genere una interacción negativa con las especies nativas. Crédito: Cortesía de Daniel Casado

De todas formas, en marzo, el entonces ministro Luis Etchevere había dicho que “la relación con Noruega nos va a permitir beneficiarnos de más de 50 años de experiencia de este país” y agregó que “Tierra del Fuego puede ser pionera en el desarrollo dentro de la Argentina”.

Noruega, que tiene tanto salmón silvestre como cultivado, es el mayor productor mundial de esta especie que por su sabor y su valor alimenticio es consumida en todo el planeta.

En Chile, la cría de salmón en jaulas de cultivo en el mar comenzó hace más de 30 años en la isla de Chiloé, unos 1.100 al sur de Santiago, en la Región de Los Lagos, y desde allí creció y se extendió por toda la Patagonia, hacia las Regiones de Aysen y Magallanes.

Hoy el salmón es uno de los principales productos chilenos de exportación. Cifras oficiales indican que el sector está en expansión, ya que en 2017 sus ventas externas reportaron  4.159 millones de dólares,  20 por ciento más que el año anterior.

Así, representaron el año pasado más del 6 por ciento del total de las exportaciones del país.

Según la Asociación de la Industria del Salmón de Chile, este año será aun mejor y las ventas a 75 mercados internacionales generarán más de 5.000 millones de dólares.

De acuerdo a la misma cámara empresarial, la actividad genera más de 70.000 puestos de trabajo directos e indirectos.

“Ningún crecimiento económico justifica la destrucción de los ecosistemas patagónicos”, dijo a IPS desde Santiago el chileno Max Bello, especialista en recursos naturales que desde hace 15 años trabaja en organizaciones dedicadas a la conservación marina.

Estrellas de mar en los fondos marinos del Canal de Beagle, en el océano Atlántico Austral, donde el gobierno argentino impulsa el desarrollo de la cría de salmones. El llamado mar Patagónico es considerado una de las áreas oceánicas más productivas del hemisferio sur. Crédito: Cortesía de Beagle Secretos del Mar

 

Bello añadió: “Nunca han sido bien estudiados los efectos de una industria que se extiende por 2.000 kilómetros en la costa chilena. Han vertido químicos de todo tipo para prevenir enfermedades y han recargado el ecosistema de materia orgánica, por el alimento y la materia fecal de los salmones”.

“La salmonicultura se instaló de manera brutal en los últimos años, afectando no solo los recursos naturales sino también la cultura, ya que ha desplazado a otras actividades”, aseguró Bello.

En Argentina, un país donde su población de 44 millones es mayormente consumidora de carne,  la pesca se dedica mayoritariamente a exportación.

En 2017, según cifras oficiales, se vendieron al exterior 706.000 toneladas, por un valor de 1.959 millones de dólares, y los productos principales son el langostino y el calamar, ambos nativos. En el mercado interno, el año pasado se consumieron 341.000 toneladas.

En el documento presentado por el Foro para la Conservación del Mar Patagónico se señala que, más allá del fuerte uso de antibióticos, el principal problema del cultivo de salmones es el frecuente escape de las jaulas de peces que terminan por ser una especie exótica que se introduce al ambiente natural.

De hecho, en julio, durante un temporal, se rompieron cuatro de las cinco jaulas de una granja salmonera que la compañía noruega Marine Harvest tiene en Calbuco, cerca de la ciudad de Puerto Montt, y salieron al mar 650.000 salmones.

“De acuerdo a la ley la empresa tiene que recuperar al menos 10 por ciento de los peces, ya que de lo contrario el daño ambiental se presume”, explicó a IPS la bióloga Flavia Liberona, directora ejecutiva de la fundación ambientalista chilena Terram.

En cuanto al uso de productos químicos, Liberona explicó desde el país vecino que “al no estar en su ambiente, en Chile los salmones son muy propensos a enfermedades y por eso utilizan más antibióticos que en Noruega”.

“En 2008 hubo una gran crisis de la industria por la propagación de un virus, que provocó la pérdida de miles de puestos de trabajo”, detalló desde Santiago.

Alexandra Sapoznikow, coordinadora del Foro para la Conservación del Mar Patagónico, dijo a IPS, “esta actividad tiene crisis frecuentes y nos preocupa que se lo vea como posibilidad de desarrollo económico. Tierra del Fuego recibe turistas que buscan naturaleza y esa es su oportunidad”.

La bióloga y profesora universitaria de Gestión de Recursos Naturales consideró, desde la ciudad patagónica de Puerto Madryn, que la puesta en marcha de la salmonicultura también entraría en conflicto con el proyecto que organizaciones de la sociedad civil vienen trabajando con el gobierno argentino, tendiente a la creación de áreas protegidas marinas en el Atlántico Sur.

En noviembre de 2017, el gobierno envió al legislativo Congreso Nacional un proyecto para la creación de dos áreas marinas protegidas cerca de Tierra del Fuego, que llevarían la superficie destinada a conservación de los actuales 28.000 kilómetros cuadrados a 155.000.

La iniciativa, sin embargo, todavía no comenzó a discutirse, mientras el Ministerio del Ambiente –que la elaboró en conjunto con la Administración de Parques Nacionales– fue disminuido el lunes 3  a una secretaría.

Edición: Estrella Gutiérrez

El artículo Cuestionada en Chile, la cría del salmón se acerca a Argentina fue publicado originalmente en IPS Agencia de Noticias.

Categorias: Internacionais

El cambio climático también se siente en el Norte rico

qui, 06/09/2018 - 13:18

Cultivo de maíz carente de agua en el terreno de Leo De Jong, en Holanda. Este agricultor gasta entre entre 23.293 y 29.116 dólares por semana en la irrigación. Crédito: Cortesía: Friday Phiri.

Por Friday Phiri
WAGENINGEN, Holanda, Sep 6 2018 (IPS)

“En esta temporada, mayo resultó un mes particularmente caluroso y seco”, explicó Leo De Jong, un agricultor comercial de Zeewolde, en Flevopolder, Holanda.

Flevopolder está en la provincia de Flevoland, el mayor lugar de recuperación de tierras del mundo, y donde una hectárea cuesta unos 100.000 euros (más de 116.400 dólares).

“En este momento, gastamos entre 20.000 y 25.000 euros (entre 23.293 y 29.116 dólares) por semana en irrigación”, contó.

Muchos estudios señalan a las naciones en desarrollo como las más vulnerables al cambio climático, pero lentamente se ve cómo los agricultores del Norte rico, quienes generalmente cuentan con más recursos, también sienten el calor.

De los incesantes incendios forestales y los poderosos huracanes en Estados Unidos y el Caribe, pasando por las máximas temperaturas registradas y hasta las sequías en Europa y Asia, la comunidad científica coincide en que la causa más probable de esos eventos climáticos extremos sea el recalentamiento planetario.

Y causa graves perturbaciones a los sistemas de producción agrícola, al ambiente y a la biodiversidad.

Es problemático porque, según el Quinto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, un aumento de la temperatura de más de dos grados centígrados podría exacerbar la actual falta de alimentos e impedir que la mayoría de los países africanos logren las metas de erradicar el hambre y la pobreza, fijadas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

De Jong puede destinar miles de euros por semana a la irrigación de su tierra, pero sabe que no es sostenible para su negocio. Actualmente, cultiva papas, cebollas y trigo, entre otros, en 170 hectáreas de tierras recuperadas.

Leo De Jong en su campo de papas, en Holanda. Crédito: Cortesía Friday Phiri.

La salud del suelo en Flevopolder, a unos cuatro metros por debajo del nivel del mar, es de particular importancia. De Jong considera que es un sello distintivo para cada agricultor en estos tiempos de cambio climático, sin importar su ubicación.

La respuesta al recalentamiento de la atmósfera está en la capacidad de los agricultores para encontrar “un equilibrio entre la ecología y la economía”.

Eso se puede lograr de varias formas, indicó De Jong, como con mejor tecnología de riego y más eficiente e investigación e innovación, además del intercambio de conocimiento entre agricultores como en la Fundación Skylark, a la que él pertenece.

En la fundación, él intercambia conocimiento con colegas, en especial se concentran en la salud del suelo.

“Siento que el clima se pone extremo, pero un uso consistente de estiércol, cultivos de cobertura y otras prácticas sostenibles y eficientes garantizan la buena salud del suelo, y sobre la que se construye una producción sostenible”, añadió.

Peter Appelman, dedicado al cultivo de brócoli y repollo, coincide con el argumento sobre la salud del suelo.

A los agricultores no les deben preocupar los distintos sistemas (agricultura convencional y orgánica) que promueven los investigadores. En cambio, deben adoptar los sistemas que les funcionan según el suelo en el que cultivan.

“Dejamos de alimentar los cultivos, para darle al suelo”, dijo a IPS, señalando la montaña de estiércol “No soy un agricultor orgánico, sino que trato de ser sostenible como sea porque luego la pagas. No puedes cultivar un buen producto en un suelo malo”, explicó.

Acceso al mercado por sostenibilidad

Al atender el costo de producción del negocio, Appelman se refiere a la satisfacción del consumidor y a los mercados predecibles como promotores de la sostenibilidad de los agricultores en estos tiempos de estrés climático.

Cuando las preferencias de los consumidores se hacen más obvias, Appelman señaló que los productores no deben gastar energía en quejarse sobre el acceso al mercado y aumentar la demanda, sino trabajar duro para satisfacerlos.

“Mis colegas agricultores se quejan mucho, no es la mejor práctica para los negocios”, observó.

“Como agricultores, debemos destinar esa energía a buscar clientes, y a trabajar para satisfacerlos; creo que la forma de avanzar es con mejores relaciones agricultores-clientes”, apuntó.

La producción debe determinarse por las preferencias de los consumidores y del mercado, según él.

“Viajo por el mundo buscando mercados, y a través de esas interacciones, aprendo y hago mi trabajo según las necesidades de mis clientes”, relató.

“Primero, busca los clientes y luego, dedicate a producir para ellos porque es difícil la etapa de producción”, añadió Appelman, cuyo negocio le deja unos dos millones de euros.

Su familia planta brócoli en 170 hectáreas y repollo blanco y colorado en 60.

Investigación e innovación

La respuesta a los desafíos alimentarios está en asegurar que la contribución de la agricultura al cambio climático sea positiva, y no negativa, según la profesora Louise Fresco, presidenta de la junta ejecutiva de investigación de la holandesa Universidad de Wageningen.

Eso solo es posible a través de la inversión en investigación e innovación a fin de lograr la máxima eficiencia para la producción de alimentos y minimizar el desperdicio.

“El sector agrícola necesita hacer más para producir alimentos, pero hacerlo de forma eficiente”, puntualizó, en la apertura del congreso de la Federación Internacional de Periodistas Agrarios, realizada en julio en Holanda.

“Los alimentos no deben producirse en cadena, sino de forma circular. El uso de agua y energía son aspectos importantes”, apuntó.

Bajo el tema: raíces holandesas, pequeño país, grandes soluciones, el congreso subrayó lo que está en el centro de la proeza agrícola holandesa.

“La productividad a través de la innovación y la eficiencia es la respuesta a por qué Holanda, un pequeño país, es el segundo mayor exportador de productos agrícolas del mundo”, indicó Wiebe Draijer, director ejecutivo de Rabobank, que nació como cooperativa.

“En respuesta al desafío alimentario global, seguimos refinando nuestras modalidades de préstamos para apoyar la sostenibilidad ambiental”, observó.

“Por ejemplo, realizamos un seguimiento a los agricultores que reciben préstamos para monitorear sus prácticas sostenibles, y hay un incentivo en forma de descuento sobre sus préstamos”, precisó.

Sostenibilidad es la palabra de moda, pero parece que hay mucho más por hacer para que los agricultores logren concretarla, en especial ahora que los efectos negativos del cambio climático se sienten tanto en el Norte rico, como en el Sur en desarrollo.

Traducción: Verónica Firme

Artículos relacionados

El artículo El cambio climático también se siente en el Norte rico fue publicado originalmente en IPS Agencia de Noticias.

Categorias: Internacionais

Cubanas frente al cambio climático, protagonistas y vulnerables

qua, 05/09/2018 - 14:02

Un grupo de mujeres limpia una calle, tras el paso del huracán Irma, en el barrio del Vedado, en La Habana, en Cuba, La Habana, en septiembre de 2017. Las mujeres adquieren un papel protagónico en paliar los impactos del cambio climático, un fenómeno frente al que son también las más vulnerables. Crédito: Jorge Luis Baños/IPS

Por Patricia Grogg
LA HABANA, Sep 5 2018 (IPS)

Cuando a la bióloga marina Ángela Corvea le preguntan por qué es una niña el ícono de su proyecto ambiental Acualina, que ha trascendido las fronteras de Cuba, responde sin dudar: “Porque en lo femenino está la vida, el cuidado, el apego, la fuerza creadora de la vida”.

Acualina es una niña filósofa que, vestida a la usanza de la antigua Grecia y los colores blanco, azul y rojo de la bandera cubana, enseña, aconseja, advierte y orienta qué hacer para reducir los riesgos ambientales. Su mensaje educativo se difunde en la televisión y diversos soportes, que van desde pegatinas hasta libros.

Esta  iniciativa acaba de celebrar 15 años de creada por Corvea en el barrio costero del Náutico, en el municipio de Playa, en el noroeste de La Habana. Es un área sometida a contaminación, principalmente por la desembocadura de un río, y una costa abierta que provoca, ante eventos extremos, inundaciones y penetraciones del mar o del río.“Por lo general, las mujeres estamos recargadas de trabajo y ante un desastre todo se magnifica, el cuidado de los hijos y adultos mayores, escasez de alimentos, agua”: Ángela Corvea.

“Esta es mi forma de desarrollar, de forma voluntaria, capacidades organizativas para proteger el medio ambiente, adaptarnos y mitigar los efectos del cambio climático. Esta experiencia la desarrollamos de muchas formas”, dijo a IPS la especialista, de 69 años, premiada internacionalmente por su labor en favor del ambiente.

Corvea destacó que ante los impactos del calentamiento planentario, las mujeres no son solo protagonistas, sino también las más vulnerables. “Por lo general, las mujeres estamos recargadas de trabajo y ante un desastre todo se magnifica, el cuidado de los hijos y adultos mayores, escasez de alimentos, agua”,  señaló.

“El sexto sentido que nos atribuyen se enciende con más potencia que lo normal y no nos queda de otra que actuar, al final terminamos más cansadas que los hombres, ellos se ocupan y nosotras nos preocupamos y nos ocupamos, doble trabajo”, remató la bióloga, cuyos mensajes van a la infancia, pero también llegan a los adultos.

Según informes oficiales, las mujeres cubanas integran actualmente 46 por ciento de la fuerza laboral estatal y 17 por ciento del sector no estatal. A la vez, constituyen 58 por ciento de las personas graduadas en las universidades, más de 62 por ciento de la matrícula y 47 por ciento de quienes trabajan en la ciencia.

En política, nueve de 25 ministros y 14 de los 31 integrantes del Consejo de Estado son mujeres, como también lo son 299 de los 612 diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular, el parlamento local.  La ministra de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente es Elba Rosa Pérez Montoya desde 2012.

La primera titular de ese ministerio, creado en 1994, fue la científica Rosa Elena Simeón (1943- 2004). Le sucedió José Miguel Miyar Barrueco, antecesor de Pérez Montoya.

Los datos indican un aumento sostenido de la calificación profesional y del nivel de participación femenina en la sociedad cubana. Sin embargo, ellas continúan siendo más vulnerables al impacto del cambio climático, que ha intensificado la fuerza y frecuencia de los huracanes y agudizado los periodos de sequía.

Ángela Corvea ante la imagen de Acualina, el proyecto educativo que creó hace 15 años en Cuba para enseñar a reducir los riesgos ambientales, incluidos los climáticos, en un país insular donde los impactos del incremento de las temperaturas son muy perceptibles. Crédito: Jorge Luis Baños/IPS

La respuesta de hombres y mujeres ante este tipo de desastres suele ser diferente. “Usualmente la mujer asume la mayor responsabilidad en las evacuaciones, la recogida de los enseres necesarios, agua y comida, muchas veces sola con los hijos y los ancianos a su cargo”, señaló a IPS la periodista Iramis Alonso.

Especializada en temas científicos y ambientales, Alonso añadió que ellas “suelen demorar más en incorporarse a trabajar después de estos eventos, en dependencia de cuán rápido se restablezcan los servicios de apoyo, como círculos infantiles por ejemplo. Eso las afecta desde el punto de vista de los ingresos más que a los hombres”.

“Todos los esfuerzos y conflictos se complican ante los desastres, porque las mujeres en todos los sentidos son más vulnerables, lo son en la casa y lo son en el trabajo, donde aún impera una cultura organizacional machista”, comentó a su vez a IPS la socióloga y académica Reina Fleitas.

En su opinión, la política ante desastres debe incluir la perspectiva de género, porque las soluciones a los problemas que estos generan tienen que estar en relación a las diferentes afectaciones y capacidades creadas por la gente para recuperarse.

La investigadora lamentó que “en los estudios de vulnerabilidad no siempre se incluya el enfoque de género, hay resistencia a reconocer que existe feminización de la pobreza que no quiere decir incremento de mujeres en condiciones de pobreza, sino de la intensidad como se vive”.

“Se sabe que la inmensa mayoría de las cubanas llevan sobre sí dobles jornadas de trabajo y cuando ocurre un desastre natural sus esfuerzos se triplican”, razonó ante IPS el educador ambiental Juan Francisco Santos.

Son ellas las que deben preparar los alimentos para la familia, “las que tienen que inventar y en muchos casos  hasta hacer magia para encontrar cómo cocinar”, comentó.

Varias mujeres caminan en medio de la lluvia hacia sus hogares provistas con víveres, como parte de sus previsiones ante la inminente llegada a Cuba del huracán Gustav, en 2008, en un barrio de La Habana. Crédito: Jorge Luis Baños/IPS

A su juicio,  son varios los factores que inciden en el aumento de la vulnerabilidad de las mujeres frente a los efectos del cambio climático. Menciona en primer lugar el rol doméstico que asumen la mayoría y como responsables del hogar sufren mayores tensiones ante las carencias durante eventos extremos.

Santos opinó que también influye el envejecimiento poblacional, “pues a ellas en su mayoría les toca los cuidados de los pequeños y los adultos mayores”, así como “la falta de comprensión del ser mujer, por parte de la sociedad, de los hombres y de muchas mujeres”.

El educador atribuyó a “construcciones culturales” las respuestas “diferenciadas” de hombres y mujeres ante el peligro de desastres.

El hombre proveedor, la mujer (madre) protectora, el hombre asegurador del inmueble, la mujer ocupada de lo doméstico, el hombre “en la vanguardia” y la mujer “en la retaguardia”, son los roles estereotipados que se mantiene, planteó.

“Ante un hecho de desastre seguiremos reproduciendo el mundo como lo concebimos”, advirtió Santos.

Según el plan de Estado para el enfrentamiento al cambio climático, aprobado por el Consejo de Ministros el 25 de abril de 2017, denominado oficialmente Tarea Vida, estudios científicos ratifican que el clima de Cuba es cada vez más cálido y extremo.

La temperatura media anual aumentó en 0,9 grados centígrados desde mediados del siglo pasado. A la vez, se ha observado gran variabilidad en la actividad ciclónica y, desde 2001 hasta ahora, esta isla caribeña ha sufrido el impacto de 10 huracanes intensos, “hecho sin precedentes en la historia”.

Desde 1960 el régimen de lluvias ha cambiado, incrementándose significativamente las sequías; y el nivel medio del mar ha subido 6,77 centímetros hasta la fecha. Las inundaciones costeras ocasionadas por la sobreelevación del mar y el oleaje, representan el mayor peligro patrimonio natural y el construido en la costa.

Las proyecciones futuras indican que la elevación del nivel medio del mar puede

alcanzar hasta 27 centímetros en 2050 y 85 centímetros en 2100, provocando la pérdida paulatina de la superficie emergida del país en zonas costeras muy bajas, así como la salinización de los acuíferos subterráneos.

Edición: Estrella Gutiérrez

Artículos relacionados

El artículo Cubanas frente al cambio climático, protagonistas y vulnerables fue publicado originalmente en IPS Agencia de Noticias.

Categorias: Internacionais

“Ya no es tiempo de esperas” en Birmania

qua, 05/09/2018 - 13:05

Rohinyás huyen de Birmania y descienden en barcas en Shahparir Dip en Teknaf, Bangladesh. Crédito: IPS

Por Tharanga Yakupitiyage
NACIONES UNIDAS, Sep 5 2018 (IPS)

Tras la publicación de un duro informe sobre las violaciones de derechos humanos en Birmania (Myanmar), los próximos pasos para que se haga justicia parecen difusos e inciertos.

Un año después de que volviera a escalar la violencia que obligó a casi un millón de rohinyás a huir de su país, una misión de investigación concluyó que aconteció “una catástrofe de derechos humanos” en Birmania.

“Las grandes violaciones de derechos humanos y los abusos perpetrados en los estados de Kachin, Rakhine y Shan son impactantes por su espantosa naturaleza y su extensión”, señala el documento.

“Muchas de esas violaciones equivalen, sin duda, a graves crímenes en el marco del derecho internacional”, precisa.

Motivado por ataques de insurgentes rohinyás, las fuerzas de seguridad birmanas respondieron con extrema dureza, y el informe responsabiliza al ejército, llamado Tatmadaw, por graves crímenes como asesinatos indiscriminados, incendio de viviendas y violencia sexual.

Los investigadores identificaron a seis generales, entre los que se encuentra el comandante en jefe de Tatmadaw, general Min Aung Hlaing, y recomendó que fuera procesado por la Corte Penal Internacional (CPI) o un tribunal alternativo.

“Tiene que haber un mensaje inequívoco de que los militares de Myanmar (Birmania) no pueden volver a actuar con impunidad contra las minorías étnicas”, dijo a IPS el director de campaña de Amnistía Internacional en Asia, Francisco Bencosme.

“Nunca más tiene que significar nunca más, y todo el mundo mira para ver qué hace la comunidad internacional”, prosiguió.

Por su parte, el director de la oficina de Human Rights Watch en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Louis Charbonneau, dijo a IPS que el Consejo de Seguridad debe referir la situación de Birmania a la CPI o crear un tribunal especial para que haya justicia.

Fallo del sistema

¿Cómo llegamos hasta aquí? Años de una opresión sistemática contra minorías étnicas en distintas partes del mundo indican que el conflicto pudo “preverse”, ¿entonces qué pasó?

En 2008, la ONU no hizo caso de las advertencias respecto de la creciente violencia entre el ejército de Sri Lanka y los Tigres para la Liberación de la Patria Tamil Eelam (LTTE) ni reportó evidencia sobre las violaciones de las fuerzas regulares ni de las víctimas.

Una revisión interna concluyó en 2012 que varias agencias de la ONU, incluso el Consejo de Seguridad, no protegieron a los civiles ni cumplieron con su responsabilidad en los últimos meses de la guerra civil en esa nación de Asia meridional.

Tras el fiasco, la ONU implementó la iniciativa Derechos Humanos en Primer Lugar para contar con un sistema de monitoreo y respuesta a crisis internacionales.

Si bien Birmania fue identificada como una situación que requiere una respuesta de crisis de acuerdo al Plan de Acción, el enfoque fue rara vez utilizado, si es que alguna se recurrió a él, observa el informe de la misión de investigación.

En cambio, las agencias de la ONU siguieron priorizando los objetivos de desarrollo, el acceso humanitario y una diplomacia tranquila, un enfoque que está “demostrado que falló”.

Los refugiados rohinyás recién llegados a Bangladesh ingresan por Teknaf, procedentes de Shah Parir Dwip, tras cruzar el río Naf en ferri desde Birmania. Crédito: Farid Ahmed/IPS.

“El sistema de la ONU realmente le falló al pueblo de Myanmar, en particular al pueblo rohinyá, con su lento avance”, opinó Charbonneau en diálogo con IPS.

“Ahora, en vez de decir ‘nunca más’ después de Sri Lanka, Ruanda, Srebrenica, decimos: bueno, otra vez pasó. La ONU no hizo lo que debía hacer y no sonó la voz de alarma como debió hacerlo”, prosiguió.

La respuesta del Consejo de Seguridad, o la falta de, fue igualmente decepcionante. Solo tuvo algunas reuniones sobre Birmania y ninguna derivó en una resolución.

En cambio, Siria recibió atención especial en los últimos siete años con numerosas reuniones que llegan a los “tres dígitos”.

“Dado el grado de la crisis en Myanmar, es difícil reconciliar las diferentes respuestas dadas por el Consejo de Seguridad, en particular, porque la ONU advierte desde hace un tiempo sobre la posibilidad de genocidio”, puntualizó Charbonneau.

“Sería bueno ver un intento de presionar realmente al Consejo para que haga algo. No lo hemos visto y no sé si lo veremos”, especuló.

China y Rusia, miembros del Consejo de Seguridad con poder de veto han frenado los esfuerzos para actuar frente a la crisis de Birmania, arguyendo que la partes afectadas directamente deben resolverlo, incluido Bangladesh, donde se refugiaron 700.000 rohinyás.

En la primera reunión a puertas abiertas sobre Birmania realizada en ocho años en el Consejo de Seguridad, el embajador de Rusia, Vasily Nebenzya, alertó sobre acusaciones de limpieza étnica y sobre responsabilizar a las autoridades birmanas porque “será más difícil lograr una paz interétnica en el país”.

Ya sea genocidio o crímenes contra la humanidad, Bencosme subrayó la necesidad de que la comunidad internacional tome medidas al respecto.

“No necesitamos un diagnóstico legal para comprender que algo desesperadamente trágico y claramente ilegal viene ocurriendo en Myanmar”, subrayó.

“Lo que importa más es que la población civil es objeto de ataques por su raza o religión, y que esas violaciones deben terminar de inmediato”, sentenció.

Birmania negó en reiteradas ocasiones las acusaciones de violaciones, incluso las últimas presentadas en el informe de la misión de investigación.

“Las autoridades de Myanmar resultaron incapaces y no estar dispuestas a investigar ni procesar a los responsables. Por ello, la CPI es la vía adecuada para lograr justicia”, opinó Bencosme.

Pero como Birmania no pertenece a la CPI, solo un integrante del Consejo de Seguridad puede llevar el caso ante el tribunal.

“Se acabó el tiempo de la retórica, se necesitan acciones, asignar responsabilidades y que haya justicia”, reclamó.

“Debe haber una conversación honesta sobre derivar la situación a la CPI. Debemos perseguir todas las alternativas posibles de justicia para las víctimas y sus familias que están en el centro de la crisis”, añadió.

Urgen acciones

Charbonneau espera que el nuevo informe “renueve las energías” de la ONU, pero opinó que no hay que esperar sin hacer nada.

“No debemos esperar a que el Consejo de Seguridad haga algo, a menudo no lo hace y está más estancado que nunca en estos días. Quizá debamos seguir usando otras alternativas como la Asamblea General y el Consejo de Derechos Humanos”, propuso.

Una de las alternativas es que el Consejo de Seguridad o la Asamblea General creen un mecanismo imparcial para recabar, analizar y preservar pruebas para un futuro procesamiento penal en la CPI u otro tribunal.

El informe de la misión de investigación también recomienda que la ONU adopte de forma urgente una estrategia común para hacer frente a las preocupaciones en materia de derechos humanos en Birmania de acuerdo con el Plan de acción de Derechos Humanos en Primer Lugar, así como que realice una investigación integral de si el foro mundial hizo todo lo posible para prevenir o mitigar el conflicto.

“Ya se acabó el tiempo para esas condenas suaves o expresiones de preocupación a las que nos tiene tan acostumbrados la ONU, solo necesitamos acciones”, insistió Charbonneau.

Traducción: Verónica Firme

Artículos relacionados

El artículo “Ya no es tiempo de esperas” en Birmania fue publicado originalmente en IPS Agencia de Noticias.

Categorias: Internacionais

Recuperando hábitos alimentarios en Guatemala

ter, 04/09/2018 - 14:45

Dos mujeres ixiles de El Quiché, en Guatemala, conociendo nuevas recetas. Crédito: FAO-GT

Por Jorge Rodríguez
SAN JUAN COTZAL, Guatemala, Sep 4 2018 (IPS)

Durante varias décadas, las comunidades, calles, valles y campos del área ixil, en el departamento de El Quiché en Guatemala, sufrieron las consecuencias del conflicto armado. Los valles y campos llenos de flores, cultivos y biodiversidad también se perdieron. Hubo una desconexión entre generaciones, entre conocimientos.

Las calles y campos ixiles, 22 años después de la firma de la paz, están llenos de colores y bullicio. El silencio que las cubrió por varias décadas ha cesado. Los jardines florecen, los sembradíos crecen, los niños y niñas juegan por las calles.

Hoy, las madres, viudas, hermanas, hijas y nietas que vivieron el conflicto armado rescatan el conocimiento ancestral perdido y con él, recuperan el futuro de sus comunidades, es decir, el de sus  niños y niñas.

Sobre la mesa de Catarina Torres, de 37 años, hay un plato de arroz acompañado de empanadas, ambos preparados con tomate, cebolla, acelgas y zanahoria, y una bebida de avena. A excepción  del arroz y la avena, todos los ingredientes fueron adquiridos en los huertos familiares de esta mujer de origen maya ixil.

Con tres hijas, de entre 9 años y 7 meses, Catarina muestra un brillo en sus ojos, no tanto  por la posibilidad de poder alimentarse ella y a sus hijas de mejor manera, sino por la oportunidad de acceder a conocimientos que, cultural e históricamente, les eran negados por su condición de mujer indígena.

“Cuando yo era niña no tenía idea de que existían todas estas hierbas y verduras que ahora cocino”, dice.

Residente de la aldea Vichibalá, en San Juan Cotzal, Quiché, al occidente de Guatemala, Catarina se integró a un grupo de 17 mujeres de su comunidad con el objetivo de aprender acerca del cultivo de especies nativas de la zona que han sido parte de la cultura maya Ixil a la que pertenece, y así llevar una mayor diversidad de comidas y nutrientes a la mesa de su familia.

“En casa estábamos acostumbrados a comer solo frijoles, tortillas y, a veces, algunas hierbas”, cuenta.

Y si bien era habitual para todos los habitantes de estas comunidades utilizar diferentes ingredientes, como el chipilín, la hierba mora y las hojas de ayote, “nadie tenía conocimiento de cómo prepararlos de manera adecuada y aprovechar todos sus nutrientes”, dice Domingo Díaz, monitor de la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (SESAN).

Pero fortalecer los conocimientos y el proceso de capacitación de Catarina y las demás mujeres, no ha sido sencillo. Este proceso de formación y cambio de hábitos ha sido impulsado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la SESAN y el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (MAGA).

El área de Quiché es una de las más rezagadas del país, según muestran todos los indicadores de desarrollo. En este departamento, el Índice de Desarrollo Humano es del 0.424, 82,8 por ciento de su población vive en situación de pobreza y 55 por ciento de los niños de primer grado presentan problemas de desnutrición crónica.

Después de haber vivido épocas de dolor durante el Conflicto Armado Interno (1960-1996), los tres municipios de la Región Ixil (Santa María Nebaj, San Juan Cotzal y San Gaspar Chajul) mantienen un índice de 87 por ciento de su población viviendo en algún grado de pobreza y el porcentaje de baja talla para la edad o desnutrición crónica en estudiantes de primer grado se reporta de 62 por ciento, 69,1 por ciento y 72 por ciento respectivamente.

Aprendiendo a cocinar platos equilibrados y nutritivos. Crédito: FAO-GT

Esta situación se agrava cuando, según datos proporcionados por la FAO en Guatemala, se profundiza en los índices de desnutrición crónica o baja talla en estudiantes de primaria, uno de los  más altos del país. A pesar de ser un pilar en el desarrollo familiar, las mujeres tienen acceso limitado a la educación, la salud y la tierra, así como a la vida pública y política.

Respaldo para disminución de la desnutrición

El programa conjunto Desarrollo Rural Integral – Ixil, financiado por el gobierno de Suecia, es implementado por varias agencias del Sistema de Naciones Unidas en Guatemala, entre ellas la FAO, con el Ministerio de Salud y Asistencia Social (MSPAS), MAGA, la SESAN y las municipalidades locales entre otros socios.

Dicho programa aplica enfoques integrales de desarrollo con el objetivo de facilitar la transición de familias víctimas del Conflicto Armado Interno de la Región Ixil a ciudadanos en pleno ejercicio de sus derechos, en coordinación con el Estado, organizaciones sociales y comunidades.

La FAO trabaja con 2.232 familias de los municipios del área Ixil en el marco del programa conjunto para garantizar su seguridad alimentaria y mejorar su alimentación, contribuir a un adecuado manejo de los recursos naturales y a la reducción de la vulnerabilidad ambiental y aumentar y diversificar sus ingresos.

“La idea es que las familias retomen prácticas culturales ancestrales, lo que conlleva el consumo de productos nativos en detrimento de otros productos altamente procesados que contienen aditivos y preservantes”, dice Jonás Colón, técnico en nutrición de FAO que apoya al programa conjunto.

Cada comunidad tiene a su promotor, o promotora, que convoca a las personas con el objetivo de trasladarles conocimientos útiles para su desarrollo (huertos familiares, buenas prácticas en el hogar, etc.). En lo posible, se busca que éste sea originario de la localidad, o bien conozca el idioma de la región. “Esto facilita la comunicación y hace que las familias sean más abiertas a participar”, dice Rosa Chávez, extensionista del MAGA en la zona.

Las más de dos mil familias que son apoyadas por la FAO en el marco del programa, al momento se han capacitado a 500 en diversos temas relacionados con la producción de alimentos.

Sin embargo, se hace un énfasis en la capacitación nutricional y mejora de hábitos nutricionales, así como en el aprovechamiento de plantas nativas y producción de alimentos en huertos familiares.

“Esto nos ha permitido reducir el gasto, porque tenemos a la mano los alimentos y podemos invertir el dinero en otras necesidades de la casa”, cuenta Catarina.

Al ser especies nativas, permite que el cultivo requiera de menos cuidados, como fertilizantes e insecticidas. “También es más sencilla su asimilación por parte de las familias, porque son sabores que ya conocen”, añade Colón.

Y aunque el nivel de participación de las mujeres de Vichibalá es alto y los resultados ya se dejan ver, no significa que no existan problemas a la hora de llevar el programa a más comunidades ixiles.

Prácticas saludables se consolidan en las mesas indígenas guatemaltecas. Crédito: FAO-GT

El difícil acceso a las aldeas, la baja escolaridad de los padres de familia, así como la cultura de consumo de alimentos procesados y con aditivos son algunos de los desafíos que se presentan constantemente.

“En base a charlas y capacitaciones estamos intentando cambiar algunos de sus hábitos alimenticios, pero no es fácil”, dice Candelaria Zapil, del Centro de Recuperación Nutricional (CRN), del MSPAS. Uno de los factores que más influye es la pobreza y la falta de acceso a alimentos nutritivos.

Durante 2015, el Centro de Recuperación Nutricional recibió 50 niños y niñas provenientes del área Ixil. El personal de este centro se ha vinculado al programa conjunto y han adoptado la metodología de capacitación a madres de familia promovida por el programa, así como los menús nutricionales que contienen alimentos y plantas nativas.

Candelaria Zapil menciona que gracias a la capacitación en la preparación de menús nutritivos que aprendieron de instructores del Instituto Técnico de Capacitación (INTECAP), con el apoyo de FAO, transfieren conocimientos y prácticas en la preparación de alimentos durante las visitas domiciliarias que hacen en los hogares de las madres de familia.

Ello se ha evidenciado como una estrategia efectiva para disminuir el porcentaje de recaída de los niños recuperados con desnutrición aguda en aproximadamente 24 por ciento durante los últimos meses.

Del huerto a la mesa

Catarina y sus tres hijas han sentido un gran cambio en sus vidas. Gracias a su gusto por la cocina, y las nuevas recetas que ha aprendido, en su mesa ahora es más usual ver a todos comer flautas de papa con acelga, dobladas rellenas de verdura, chuchitos de plátano rellenos de frijoles y el infaltable boxbol, hecho a base de hojas de ayote, masa de maíz y salsa de tomate o pepitoria (semillas de calabaza).

“El hecho de que sean productos nativos, que se pueden conseguir justo al lado de sus hogares hace que sea más factible para las familias asimilarlos. Además de que les beneficia económicamente porque no hay un gasto extra”, añade el representante de SESAN.

Antes de la intervención del programa conjunto (PC) las familias consumían tradicionalmente hierba mora, bledo y punta de güisquil. Sin embargo, 24 meses después del inicio del PC, las familias han introducido alimentos nuevos como huevo, chipilín y acelga; además, han diversificado la forma de preparación de los alimentos.

Con menos elocuencia, pero con el mismo entusiasmo, Catarina cuenta que ya ha visto diferencias en sus hijas.

“De un tiempo para acá, a partir de los cambios en la alimentación, mis hijas se sienten contentas con la comida que les preparo, ya no duermen por las tardes y tienen más energía para jugar”, dice.

Para ella quedó lejos aquella época en la que su menú familiar eran solo frijoles y tortillas. “Ahora quiero aprender a hacer postres y saber más de cómo sembrar y cuidar de nuevos cultivos”, concluye.

Alimentos más sabrosos y nutritivos

Uno de los productos que el Programa de Desarrollo Rural Ixil promueve, es un recetario que contiene varias preparaciones de platillos típicos de la región, con ingredientes puramente nativos y locales. Este enseña distintos modos de preparación, información nutricional, porciones y el costo de cada receta.

“Este recetario es elaborado con la gastronomía Ixil, producto de lo que la gente consume y produce en sus huertos, con una mejora en los valores nutricionales que cada comida provee”, dice Jonás Colón, nutricionista del programa.

Contiene 16 platos fuertes y 16 bebidas, recetas que se preparan exclusivamente con ingredientes locales y listas para ser hechas a nivel de los hogares.

“En conjunto con la comunidad estamos recuperando ese conocimiento ancestral de esta cultura milenaria. La madre tierra les brinda los alimentos que con cariño las progenitoras preparan a sus hijos e hijas, fortaleciendo así a la generación futura” finaliza Colón.

Este artículo fue publicado originalmente por la Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe. IPS lo distribuye por un acuerdo especial de difusión con esta oficina regional de la FAO

El artículo Recuperando hábitos alimentarios en Guatemala fue publicado originalmente en IPS Agencia de Noticias.

Categorias: Internacionais

Guyana debate plan de contingencia tras hallazgo petrolero

ter, 04/09/2018 - 13:05

El río Essequibo es el más largo de Guyana, y el más largo entre el Orinoco y el Amazonas. Como se espera que la producción petrolera en Guyana comience en el primer trimestre de 2020, los especialistas señalan que el incremento de riesgos ambientales de más pozos petroleros requiere mayor capacidad de comprender y gestionar los riesgos. Crédito: Cortesía de Conservation International Guyana.

Por Desmond Brown
GEORGETOWN, Guyana, Sep 4 2018 (IPS)

Los últimos descubrimientos de petróleo en Guyana parecen haber puesto a este país, uno de los más pobres de América del sur, en el camino de los ricos. Pero también resaltan los problemas de desarrollo y el posible impacto de un auge petrolero.

En los últimos tres años, la gigante ExxonMobil perforó ocho pozos exploratorios mar adentro con la posibilidad de generar casi 20.000 millones de dólares de ingresos petroleros al año para fines de la próxima década.

“Para Guyana, el riesgo ambiental directo tiene que ver con derrames de petróleo, pero también con las emisiones de las operaciones, y con las actividades sísmicas, que pueden afectar a las especies marinas”, explicó el director ejecutivo de Conservation International Guyana, David Singh, en diálogo con IPS.

“Los riesgos ambientales aumentan con el número de pozos petroleros en cualquier área”, añadió.

Singh dijo que el aumento de los riesgos ambientales requiere de una mayor capacidad para comprender y gestionar esos riesgos.

Desde el punto de vista normativo, quiere decir construir capacidad institucional de acuerdo con el desarrollo de la industria.

“Para la sociedad civil, la responsabilidad es nuestra de comprender la industria, contribuir a la creación de buenas políticas y leyes y garantizar un mayor grado de responsabilidad de la industria y del Estado hacia el ambiente”, observó.

“También nos implica apoyar a compañías e iniciativas del área de la generación de energía limpia y renovable, y apoyar los esfuerzos para reducir nuestra huella ecológica”, puntualizó.

“Aun cuando concentramos nuestros esfuerzos, somos conscientes de la limitada capacidad humana e institucional del país, que tendrá un impacto sobre el diseño y la aplicación de buenas y responsables salvaguardas sociales y ambientales”, añadió.

Varios analistas observaron que altos funcionarios gubernamentales tienen poca experiencia en regular a la industria petrolera o en negociar con compañías internacionales.

Pero el ministro de Recursos Naturales, Raphael Trotman, dijo que Guyana está preparada y construye y fortalece su capacidad para hacer frente a las posibles dificultades que acompañan el desarrollo del sector petrolero y gasífero.

No se escatimarán esfuerzos para asegurarse que Guyana ponga en marcha un sistema de gestión y de reducción del riesgo de desastres, para estar prevenido en caso de derrame o para responder de forma efectiva si hay un accidente de ese tipo, apuntó.

“Esas son las dificultades y los peligros para los que tenemos que estar preparados”, subrayó Trotman, en una consulta nacional sobre un borrador de Plan Nacional de Contingencia ante un Derrame Petrolero, en la Comisión de Defensa Civil.

“Hay que tomárselo en serio y si bien los estándares de la industria son muy elevados, tenemos un riesgo. Reconocemos que hay un riesgo”, confesó.

“Pero el gobierno se esfuerza para prepararse para ese riesgo. Esperamos que en 24 meses, cuando comience la producción en el primer trimestre de 2020, cumplamos no solo con los estándares mínimos, sino que los superemos y nos atrevamos a decirnos a nosotros mismos, y en particular al mundo, que estamos listos para cualquier imprevisto”, añadió.

Mientras, Tyrone Hall, doctorando de la Universidad de York, urge a la sociedad civil de Guyana, en especial a las organizaciones ambientalistas, a evaluar los esfuerzos ejemplares que realiza Belice.

Este país centroamericano saltó a la primera plana por una rara noticia ambiental de importancia global.

Su porción de la Barrera de Arrecifes de Coral Mesoamericana, la más larga del mundo y el valor marino más icónico de la región, se retiró de la categoría de los Sitios Patrimonio Mundial en peligro después de casi una década (de mediados de 2009 a junio de 2018), según el Centro de Patrimonio Mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

La decisión se tomó después de que Belice abandonó los planes que tenía de ampliar con rapidez su naciente industria petrolera.

“Podemos sacar lecciones de la experiencia de Belice que elevó la vara y con audacia reimaginó respuestas ambientales en el marco de una reorientación petroeconómica”, indicó Hall.

“En otras palabras, si bien es poco probable que la exploración petrolera se frene en Guyana, la comunidad ambiental y la sociedad civil en general no deben convertirse vasallos, beneficiarios de ayuda”, apuntó.

“Deben elevarse las expectativas, y también desafiar, contextualizar y trascender las convenciones economistas singulares que se sacan de lugares distantes”, añadió Hall.

Hasta ahora, ExxonMobil realizó ocho hallazgos en aguas territoriales de Guyana.

El inicio de la producción se prevé para el primer trimestre de 2020 con unos 120.000 barriles al día, que deberá aumentar a 220.000 barriles al día para 2022.

“Lo que los ingresos del petróleo nos permitirán es completar los sueños del pueblo guyanés y asegurar que la calidad de vida de los ciudadanos mejore de forma drástica en pocos años”, aseguró Trotman.

Traducción: Verónica Firme

Artículos relacionados

El artículo Guyana debate plan de contingencia tras hallazgo petrolero fue publicado originalmente en IPS Agencia de Noticias.

Categorias: Internacionais

Exclusión de Lula condena a Brasil a otro gobierno débil

seg, 03/09/2018 - 19:31

Fernando Haddad, el previsible candidato presidencial del Partido de los Trabajadores (PT), saluda a militantes a su llegada a Fortaleza, capital del estado de Ceará, en la región del Nordeste de Brasil, que aseguraría su triunfo en la primera vuelta de las elecciones presidenciales de octubre. Crédito: Ricardo Stuckert/Fotos Públicas

Por Mario Osava
RÍO DE JANEIRO, Sep 3 2018 (IPS)

Brasil está condenado a tener otro gobierno de baja legitimidad y una justicia cuestionada, ante la exclusión del candidato favorito a la presidencia, el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva, en las elecciones de octubre.

“Sin Lula no vale. Me gustaría votar por él, quien mejoró nuestra vida, pero la Justicia impide lo que el pueblo quiere”, lamentó Maria do Socorro Goveia, por teléfono desde el Asentamiento Acauã, en Aparecida, municipio del nororiental estado de Paraíba.

La campesina de 56 años que preside la Asociación de los Agricultores local rechaza la decisión del Tribunal Superior Electoral (TSE), que vetó la candidatura de Lula en la madrugada del 1 de septiembre, al final de una sesión de 11 horas.

De los siete jueces, solo uno, Edson Fachin, admitió a Lula “el derecho de ser candidato, aun estando preso”, en acatamiento de un fallo preventivo del Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas, anunciado el 17 de agosto.

El expresidente (2003-2011) debe tener sus derechos políticos preservados hasta que se agoten todos los recursos en el proceso judicial que lo llevó a la cárcel, según el Comité, un órgano de 18 peritos independientes que monitorean el cumplimiento del Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, ratificado por Brasil en 1992.

Pero se trata de una medida de un órgano “administrativo”, no una sentencia judicial, por lo tanto no tiene efecto vinculante, arguyeron los seis jueces de la corte electoral. Además es provisional, adoptada por solo dos peritos y sin oír el gobierno brasileño, señaló Luis Roberto Barroso, relator del caso en el TSE.

Lula, a los 72 años, resulta inelegible según la Ley de la “Ficha Limpia”, que él mismo sancionó en 2010 y que prohíbe la candidatura de condenados en segunda instancia, en procesos penales.

El expresidente y líder máximo del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) está preso desde abril en Curitiba, capital del sureño estado de Paraná, tras una condena por corrupción y lavado de dinero confirmada por un tribunal de apelación.

Pero para el PT y sus seguidores la condena y todo el proceso contra Lula son consecuencia de una “persecución política”, incluso por parte de sectores judiciales.

La imagen de Jair Bolsonaro, el excapitan de extrema derecha, domina la convención del Partido Social Liberal, en que se oficializó su candidatura a la presidencia de Brasil. Crédito: EBC

“Lula es un preso político, por detrás de la Justicia están empresas y el agronegocio” que presionaron por su condena judicial para evitar su vuelta a la presidencia del país, sostuvo Goveia, reflejando una opinión generalizada en la región del Nordeste brasileño, donde el expresidente cuenta con apoyo masivo.

“Ya no se siente más hambre y miseria por acá después de su gobierno”, justificó la activista de la reforma agraria para explicar la fidelidad de la población local a Lula, pese a su condena por corrupción.

Cinco meses de detención ampliaron, en lugar de reducir, la popularidad de líder del PT.

Según encuestas de agosto, Lula alcanzó entre 37 y 39 por ciento de las intenciones de voto a nivel nacional, el doble de quien aparece en segundo lugar, Jair Bolsonaro, excapitán del Ejército, de 63 años, candidato de extrema derecha que defiende la dictadura militar (1964-1985) e incluso a sus torturadores.

Esa preferencia refleja una división territorial. Más de mitad de los entrevistados manifestaron su apoyo mayoritario a Lula en los nueve estados del Nordeste, pero el respaldo cae a cerca de 25 por ciento en el Sur, región de mayoría conservadora.

En cualquier caso, esos votos del Nordeste probablemente asegurarán al previsible sustituto de Lula en los comicios, Fernando Haddad, hasta ahora oficialmente candidato a la vicepresidencia, pasar a la segunda vuelta.

El desafío del PT será transferirle el apoyo lulista, antes de los comicios del 7 de octubre.

Haddad, abogado de 55 años, fue ministro de Educación (2005-2012) y alcalde de São Paulo (2013-2016), pero no logró su reelección en los comicios municipales de 2016 en que el PT sufrió duras pérdidas, tras los escándalos de corrupción que involucraron a Lula y otros dirigentes del partido.

“Lula seguramente ganaría las elecciones, sin él todo es incógnita”, evaluó Soraya Félix da Silva, 32 años, bióloga y profesora de escuelas públicas en Manaos, capital del estado de Amazonas.

“No votaría por él, debido a la corrupción y por ser contra las reelecciones, que impiden la renovación política”, anticipó, pero reconociendo que su ausencia podrá “restar legitimidad al nuevo presidente que tendrá muchas dificultades para gobernar, al no tener fuerzas para recuperar la economía en crisis”, comentó a IPS desde su ciudad.

Participantes en la Marcha Nacional Lula Libre se manifiestan en Brasilia, delante del Tribunal Superior Electoral para defender la candidatura a la presidencia del encarcelado Luiz Inácio Lula da Silva. La madrugada del 1 de septiembre ese tribunal prohibió esa posibilidad para el favorito de los comicios, según las encuestas. Crédito: Alessandro Dantas/Fotos Públicas

“No tenemos informaciones suficientes. Lula tiene su culpa, pero queda la impresión de que maniobraron para impedir la candidatura de Lula, acelerando su condena y encarcelamiento, mientras otros acusados de corrupción están libres”, acotó.

Francy Adames, secretaria empresarial de 26 años, tiene una opinión distinta. “No creo que deslegitima las elecciones” la impugnación de la candidatura de Lula por el TSE, afirmó a IPS desde Realeza, una pequeña ciudad del sureño estado de Paraná.

“Ya es una vergüenza que tengamos un ex presidente preso, más vergonzoso seria tenerlo como candidato y peor aún su triunfo en las elecciones”, opinó Adames, una electora de Bolsonaro, al considerar que “solo él tiene capacidad para restablecer el orden en Brasil”.

“El país llegó a una situación que necesita una autoridad más rígida”, dijo, refiriéndose principalmente a la seguridad pública. “Fui asaltada varias veces en Río de Janeiro, donde viví cinco años, dos veces a punta de pistola, incluso por un niño de ocho años”, ejemplificó.

Contra esa violencia criminal, Adames defiende, tal como hace Bolsonaro, el derecho de todos a poseer armas.

“Dicen que los pobres no podrán comprarlas, pero no queremos que todos tengan armas, sí que más gente las tenga para inhibir el bandido, por una mayor posibilidad de que la víctima esté armada”, arguyó.

Adames no cree en cambio que las urnas electrónicas, usadas en Brasil desde 1996, favorezcan el fraude, tal como propalan los llamados “bolsonaristas”, aupando el rumor de que el voto con máquinas no es seguro y pueden facilitar el fraude en contra de su candidato en las próximas elecciones.

Esa creencia también contribuye a debilitar a los ganadores y alimentar conflictos impulsados por los perdedores.

El 7 de octubre se elegirán presidente y vicepresidente, gobernadores de los 27 estados y parlamentares a nivel nacional y estadal. Tres semanas después habrá segunda vuelta para los jefes del Poder Ejecutivo donde ningún candidato obtenga la mayoría absoluta de los votos válidos.

La tendencia es que el candidato del PT, previsiblemente Haddad, y Bolsonaro pasen a la segunda vuelta presidencial, con probable triunfo del primero, ante el mayor rechazo al excapitán, por temor a sus manifestaciones a favor de la dictadura y el poder militar.

El candidato a vicepresidente en su fórmula es Hamilton Mourão, un general de Ejército retirado.

Ambos militares son postulados por partidos minúsculos, respectivamente el Partido Social Liberal (PSL) y el Partido Renovador Laborista Brasileño (PRTB), el primero con apenas ocho diputados en un total de 513 y el segundo sin representación alguna.

En cualquier caso, el nuevo presidente tomará posesión debilitado por un alto índice de rechazo.

En el caso de Haddad, será un “nuevo poste (marioneta) de Lula”, según la expresión popular que también identificó a la expresidenta Dilma Rousseff (2011-2016), destituida por el Congreso legislativo en agosto de 2016.

Un gobierno con baja legitimidad, en medio de una divisora polarización política y una persistente crisis económica, iniciada en 2014, que obligará al próximo gobernante a medidas impopulares para contener el déficit fiscal, parece la receta para un nuevo desastre.

Edición: Estrella Gutiérrez

El artículo Exclusión de Lula condena a Brasil a otro gobierno débil fue publicado originalmente en IPS Agencia de Noticias.

Categorias: Internacionais

Ruanda salva su importante cultivo de banana con SMS

seg, 03/09/2018 - 13:18

Ruanda combate la enfermedad de la banana gracias a la innovación tecnológica. Crédito: Alejandro Arigón/IPS

Por Aimable Twahirwa
KIGALI, Sep 3 2018 (IPS)

Cuando Telesphore Ruzigmanzi, un pequeño productor de banana de una aldea de la Provincia Oriental de Ruanda, descubrió una mancha amarillenta en sus cultivos antes de que se empezaran a secar, no le prestó la debida atención y, cuando reaccionó, ya era tarde.

“Pensé que era el clima seco inusual que dañaba mi cultivo”, relató Ruzigamanzi, quien residen en la aldea Rwimishinya, en el distrito de Kayonza, en diálogo con IPS. Pero no, era una infección que marchitaba la banana.

La marchitez del banano Xanthomonas (BXW) es perjudicial para los cultivos y tiene consecuencias de gran alcance no solo para los agricultores, sino para la seguridad alimentaria y nutricional de las familias y de quienes dependen de ese cultivo como fuente de alimentos.

La banana es un cultivo importante en Áfrican central y oriental, donde están 10 de los mayores productores del mundo.

Según una encuesta de hogares realizada en Tanzania, Burundi y Ruanda, la banana representa 50 por ciento de la dieta en una tercera parte de los hogares de este último, donde “el consumo por persona ronda entre los 400 y los 600 kilogramos, el mayor del mundo”.

Pero lo que más perjudica la producción de banana en esos países, según el estudio, es la BXW. Y si no se atiende de forma correcta, podría llegar a perderse la producción entera.

El último informe de Análisis de Vulnerabilidad y Seguridad Alimentaria, divulgado por el gobierno de Ruanda y sus socios, señala:

En 2015, el país produjo casi un millón de toneladas de banana;

Hubo una disminución de la productividad;

En 2013, se produjeron, en el mismo período, 1,2 millones de toneladas. A pesar de esa tendencia en todo el país, el informe concluyó que la Zona de la Meseta de la Banana mantiene un alto grado de seguridad alimentaria.

Falta de información favorece la propagación de la enfermedad

La enfermedad BXW no es nueva en el país, se denunció por primera vez en 2002, y desde entonces, las autoridades y organizaciones no gubernamentales han realizado numerosas campañas rigurosas para generar conciencia sobre el daño.

Los agricultores de la región de Ruzigamanzi recibieron capacitación de un equipo de investigadores de la Junta de Agricultura de Ruanda y de agrónomos locales sobre la BXW. Pero él, con seis hijos, se perdió la campaña de educación.

Si hubiera sabido, tendría que haber sacado las plantas enfermas en cuanto observó los primeros síntomas. Al demorarse demasiado, tuvo que sacar la planta de raíz, cuando un agrónomo visitó su plantación dos semanas después.

Pero entonces ya era tarde para salvar el árbol y Ruzigamanzi tuvo que eliminar el rizoma y todas sus raíces, la planta madre y sus hijas.

Un gran número de pequeños agricultores como Ruzigamanzi ignoran o no están enterados de los síntomas de la infección bacteriana que afecta a las plantas de banana, lo que aumenta el riesgo de que resurja la enfermedad en la región.

Varios distritos de la región oriental de Ruanda han sufrido el impacto de la enfermedad en los últimos años.

Tecnología para generar conciencia sobre la propagación de la enfermedad letal

En junio, una colaboración entre el Instituto Internacional de Agricultura Tropical (IITA), Biodiversidad Internacional, el Instituto Leibniz de Desarrollo Agrícola en Economías de Transición y el gobierno de Ruanda comenzaron a hacer frente a la enfermedad recurriendo a la innovación digital.

La iniciativa, con 1,39 millones de dólares, busca explorar la adopción de teléfonos inteligentes y tabletas como herramientas para extender el conocimiento actualizado sobre la BXW.

“Esas innovaciones también podrían ser muy útiles para determinar la severidad de la enfermedad y fortalecer las medidas de control en base a experiencias anteriores y a instrucciones”, explicó a IPS el responsable de tecnología de IITA para BXW, Julius Adewopo.

Según el informe de 2017 de la Autoridad Reguladora de Servicios de Ruanda, la penetración de los teléfonos móviles se estima en 75,5 por ciento en un país de unos 12 millones de habitantes, una gran  proporción de los cuales viven en zonas rurales.

El proyecto gira en torno a un enfoque científico, según el cual agricultores y funcionarios de extensión desempeñan papeles importantes en la recolección y el envío de datos sobre patrones de transmisión de enfermedades.

En una etapa piloto, unos 70 agricultores capacitados, funcionarios de extensión y productores rurales de ocho distritos utilizan celulares para enviar datos sobre la incidencia y la severidad de la enfermedad bacteriana a través de la aplicación de WhatsApp o de mensajes de texto.

Aparte, se desarrolló una aplicación para mejorar la experiencia del usuario, la que ofrece una forma dinámica y en tiempo real de representar información sobre la enfermedad en mapas, tras analizar la información recolectada en el terreno.

Un sistema de información en tiempo real

El Programa Nacional de Investigación sobre la Banana se concentra desde hace tiempo en cinco áreas clave de intervención, que incluye prevención de la BXW utilizando enfoques de prevención de la enfermedad recomendados, pero Adewopo subrayó que lo mejor es que se puede extender en un sistema en tiempo real, y la información suministrada en la misma puede adaptarse rápidamente a cualquier cambio.

El nuevo sistema busca oficiar de alerta temprana para que el gobierno de Ruanda se enfoque en esfuerzos para evitar la propagación de la BXW, pero también apunta a ser un catalizador para movilizar alianzas, precisó Mariette McCampbell, investigadora de innovación tecnológica en la oficina del IITA en Kigali.

“Esta innovación también se puede adaptar al control de otras enfermedades a largo plazo, y procura ayudar a los agricultores a realizar la transición de una agricultura de subsistencia a una empresarial”, explicó en entrevista con IPS.

Los datos son clave para desarrollar políticas y estrategias de prevención que ayuden al combate de enfermedades, escribió McCampbell, una de los autores de un informe sobre el proyecto.

“Vemos limitaciones en el volumen de datos confiables y actualizados sobre patrones de difusión de la enfermedad, severidad de brotes y el efecto de medidas de control, así como de datos socioeconómicos y socioculturales que alimentan las herramientas de toma de decisiones y los sistemas de alerta temprana”, señala el documento.

“El desarrollo de políticas informadas y de estrategias de prevención también se vio obstaculizado por la ausencia de datos confiables a gran escala”, añade.

Según el IITA, la supervivencia y la seguridad alimentaria de unos 30 millones de agricultores está en riesgo por la propagación de la BXW y una enfermedad micótica. Ambas diezmaron los cultivos de banana en África central y oriental.

“Los productores de banana en Ruanda deben aprovechar los beneficios de esa tecnología gracias a la infraestructura tecnológica existente con la rapidez de la penetración de la telefonía móvil en el país”, subrayó Adewopo.

*Con aportes de Nalisha Adams desde Johannesburgo.

Traducción: Verónica Firme

Artículos relacionados

El artículo Ruanda salva su importante cultivo de banana con SMS fue publicado originalmente en IPS Agencia de Noticias.

Categorias: Internacionais